junio 7, 2021

#Pride: Cómo Billie Joe Armstrong nos enseñó que no hay nada más punk que ser tú mismo

Armstrong cuenta con un largo legado en la industria de la música, sin embargo, también es conocido su inminente honestidad y por su lucha por las causas sociales.

De Mozart a Liszt, los prodigios vienen en diferentes formas y géneros musicales y Billie Joe Armstrong es la prueba de ello. El músico grabó su primera canción a la edad de cinco años, una señal que para cualquier padre o adulto indicaría que el niño en cuestión es un genio, sin embargo, cuando tus mayores inspiraciones son bandas como The Replacements, Hüsker Dü o The Ramones, la credibilidad se pone en juego, pero esto no le importó a Billie. 

Nacido en Oakland, California, Billie creció rodeado de figuras que eventualmente confiaron en su talento. Su amistad de antaño y actual compañero de múltiples proyectos, Mike Dirnt, pudo presenciar la evolución personal y profesional de Armstrong. Asistieron a la misma escuela, donde ambos se pudieron permitir explorar su amor por la música y posteriormente, a la edad de 15 años decidieron formar su primera banda,  Sweet Children, poco se imaginaban que tiempo después serían parte de uno de los actos referentes en la escena del rock. 

Poco antes de que Sweet Children lanzara su primer material a través de una disquera local, Billie y Mike tomaron la decisión de cambiarle el nombre al grupo, pues ya no quedarían rastros de la adolescencia de Armstrong, él y su viejo amigo habían descubierto su amor por la marihuana, logrando que incluso fuera apodado «Two Dollar Bill» en honor a los cigarrillos de hierba que vendía a dos dólares entre sus compañeros. Green Day sería el nuevo nombre de escenario por el que ambos músicos, y el resto de sus colaboradores de esa época, se darían a conocer entre un reducido, pero leal, grupo de admiradores. 

Los primeros lanzamientos de Green Day solo permitieron que la banda se diera a conocer de manera local, con su EP debut, 1,000 Hours, logró que tiempo después publicara su primer material de larga duración,  39/Smooth y en su versión extendida, Slappy, dando como resultado 1,039/Smoothed Out Slappy Hours, siendo un híbrido de todas sus primeras publicaciones. En Kerplunk, el segundo disco de la agrupación, Tré Cool se sumó al proyecto y le dio forma a la alineación que hoy en día conocemos. 

Haciendo las paces

No fue hasta la llegada de su tercer álbum de estudio que Green Day llamó la atención del mundo, logrando salir de una escena local y revivir el punk rock en una época que no parecía tener mucho futuro. Al mismo tiempo que esto sucede es cuando Billie comienza a tomar lugar como una figura pública y adquiere el título de estrella de rock, mismo que con el tiempo le permitiría compartir otros aspectos de su vida privada que no habían sido explorados, ni por los medios o a través de sus creaciones. 

Te puede interesar: #Pride: Lady Gaga, el ícono LGBT+ de nuestra generación

Dookie es considerado como uno de los álbumes más relevantes de la década de los años noventa. El álbum está basado en las diferentes experiencias de Armstrong, desde temas emocionales como el aburrimiento en la vida de un joven adulto, ansiedad, relaciones amorosas y una ventana hacia su orientación sexual, con la cual había lidiado desde hace tiempo. El álbum tuvo tal recibimiento que en 1995 ganó el premio Grammy a Mejor Álbum Alternativo, alcanzó la segunda posición en el Billboard 200, debutó en el puesto número 193 de la lista de los Mejores 500 álbumes de todos los tiempos y actualmente permanece en el lugar 375. 

Sin embargo, Dookie no solo permitió que Green Day se extendiera a un mercado más amplio y desconocido para el principio de su carrera, sino que las letras de Billie Joe Armstrong resonaron con toda una generación incomprendida. Durante la promoción del disco, Billie aprovechó la oportunidad para hablar sobre el significado de cada una de sus canciones. Destacó una entrevista de esa época con la revista The Advocate, en la cual admitió que siempre se había visto así mismo como una persona bisexual y que finalmente había llegado a aceptarse como tal «creo que todos nacemos bisexuales, es sólo que nuestros padres y la sociedad nos desvían hacia este sentimiento de ‘Oh, no puedo'».

En «Coming Clean», Billie utiliza el tema para demostrar que, aunque estaba a punto de contraer matrimonio con su actual esposa, Adrienne Armstrong, en esa época todavía  estaba en un «proceso de descubrimiento». «Estaba dispuesto a probar cualquier cosa», señaló en una entrevista a Rolling Stone para conmemorar los 20 años del lanzamiento de Dookie. «Basket Case», probablemente uno de los temas más famosos en la carrera de Green Day, de nuevo hace referencia a su orientación sexual al cambiar a pronombres masculinos la palabra prostituta, a lo que más tarde explicó que su intención era retarse a él y a las personas que escucharan la canción. 

Pero, Armstrong no solo narró las dificultades por las que tuvo que atravesar en su proceso de autodescubrimiento, su condición por un trastorno de pánico también salió a relucir entre las canciones del disco. Billie explicó que a menudo utilizaba la música para hacer frente a los ataques de pánico y la ansiedad, los cuales creía que se debían a la pérdida de su padre por un cáncer de esófago cuando tenía 10 años, a quien le dedicaría «Wake Me Up When September Ends» tiempo después. Los sentimientos de soledad, ira, ansiedad y alienación se destacan en temas como el anteriormente mencionado, «Burnout», «She», «F.O.D.», «Longview» y «Having a Blast».

Billie por los marginados 

Todo esto le permitió a Billie conectar con otras personas que estaban pasando por lo mismo. Para la gira de Dookie, Green Day eligió a  Pansy Division como acto de apertura, una banda abiertamente homosexual con canciones que eran un estandarte para los fanáticos del punk dentro de la comunidad LGBT+. «Acabamos recibiendo cartas de niños que decían que el hecho de que Pansy Division abriera para nosotros les había cambiado la vida», dijo Armstrong en una entrevista años más tarde.

Green Day también formó parte de la controversia donde a una adoleste de Fulton, Mississippi, Constance McMillen, se le negó llevar a su pareja al baile por tratarse de otra chica. El caso llamó la atención de los medios de comunicación, quienes le dieron cobertura para que llegara a más personas para protestar en contra del consejo escolar que al final había decidido cancelar la graduación para impedir que McMillen asistiera. Hoy en día incluso hay un musical inspirado en la historia y una adaptación de Netflix dirigida por Ryan Murphy.

Como era de esperarse, Green Day fue una de las figuras que se ofrecieron para patrocinar un segundo baile de graduación para  Constance. «Recuerdo que cuando salió la noticia de que habían cancelado el baile porque ella quería llevar a su pareja al baile», dijo Billie Joe Armstrong. «Y estábamos hablando de ello, nos encontrábamos en el teatro [para los ensayos del musical American Idiot y recuerdo que Mike [Dirnt] dijo: ‘¿Por qué no hacemos el baile de graduación?’ y yo dije: ‘Es una gran idea, ¿por qué no?’ Lo raro es que ni siquiera fui a mi baile de graduación».

Te puede interesar: Freddie Mercury: leyenda del rock e ícono de liberación sexual

Entre otras pronunciaciones más recientes, durante el mandato de Donald Trump como presidente de los Estados Unidos, Billie y el resto de los integrantes de Green Day, aseguraron reprobar las acciones de Trump en cuanto a sus discursos homofóbicos y en contra de los migrantes. «Aceptamos a cualquiera que se sienta marginado en cualquier evento de Green Day. Punto. Especialmente si eres gay o trans, negro, blanco, o de cualquier nacionalidad. Punto. Green Day es un lugar seguro para ti. Creo que es un problema al que tenemos que enfrentarnos cada día, y tenemos que hacer lo que podamos para solucionarlo». 

Dejando las cosas claras

A pesar de que ha sido considerado como uno de los músicos que aún se mantienen fieles a sus ideales, Billie ha sido transparente con sus propias batallas internas, desde sus problemas con sustancias y conductas que no han sido del todo esperadas. El músico se ha enfocado en crear música para todo tipo de público, teniendo álbumes en solitario y bajo el nombre de Pinhead Gunpowder, The Network, Foxboro Hot Tubs, The Longshot o tocando el bajo para The Boo y The Shrives. 

Actualmente se ha mantenido alejado de las redes sociales, teniendo solo interacción con los seguidores de sus proyectos a través de las cuentas de Green Day. Billie no ha tratado ser un ejemplo a seguir para sus fans, sin embargo, ha desafiado a sus propias inseguridades y defectos, demostrando su lado más humano. La historia de Billie Joe Armstrong aún no termina de escribirse, pero por el momento nos ha dado la lección de que no hay nada más punk que ser tú mismo.

En este articulo:
https://bit.ly/35NuWfi

Te puede interesar

Video