noviembre 30, 2020

Billy Idol, entre el rebelde y el santo

Billy Idol revitaliza a una nueva generación.

EXTRAÍDO DE RS196, NOVIEMBRE 2019

Todos recordamos a ese personaje que en los años ochenta impactó con su música, esa cara de malo con sus pelos punks rubios, pero cortos y una música, que si bien tenía la potencia de las guitarras, a su vez contaba con el gancho de lo comercial que un videoclip en rotación constante y un tema en la radio te exigían.

Te puede interesar: Liam Gallagher interpretó «Hello» de Oasis en vivo después de 18 años

Billy Idol, aquel chico que salió del grupo Generation X, de inmediato triunfó como solista; había irrumpido en la escena musical y pensamos que sería por un buen tiempo. Pero como todas las estrellas de la época no pudo aislarse de los escándalos, de la fama excesiva y todo lo que eso conlleva, era difícil pensar que él sería la excepción. Después de una deslumbrante presencia, su brillo comenzó a palidecer paulatinamente hasta que dejamos saber de él. Hablamos de William Albert Michael Broad, ese chico londinense que parecía que iba a comerse el mundo, pero hoy en día sigue masticándolo.

Apenas tuvimos la oportunidad de escucharlo por primera vez en nuestro país, algo que pensamos que nunca iba a suceder, pero una serie de presentaciones en las tres principales ciudades de México nos dejaron verlo finalmente. Su más reciente disco, Kings & Queens of the Underground lo devolvió a los escenarios y le dio la confianza que requería para intentar regresar a ser una estrella.

Nos recordó algunos temas que fueron parte de su historia con su grupo punk, no podía faltar en un recorrido por su trayectoria, sus inicios, pero la parte medular fueron esos años inolvidables de la década ochentera. Cómo dejar de mencionar “Rebel Yell”, “Dancing With Myself”, “Eyes Without a Face”, “White Wedding”, “To Be a Lover” o el excelso cover a “Mony Mony” de Tommy James & The Shondells que con Billy adquiere otra dimensión. Parte inequívoca del soundtrack de nuestra vida.

La vida de Billy la podemos escudriñar con la autobiografía titulada Dancing With Myself, donde nos cuenta muchos detalles desconocidos y algunos otros oscuros de su paso por este mundo. “Quería escribir mi propia biografía, no me hubiera gustado que alguien más escribiera sobre mi vida, además amo los libros, así que no había opción”, nos comentó Billy, “estoy irremediablemente dividido entre lo oscuro y lo bueno, el rebelde y el santo, el maníaco sexual y el monje, el poeta y el sacerdote, el demagogo y el populista”. Esta obra está disponible también en un eBook narrado por el mismo Billy, lo cual lo hace aún más creíble. ¿Sabías que el título “Rebel Yell” de su famosísima canción y disco fue tomado (literalmente) de una botella de whisky que ingirió con The Rolling Stones? Datos como este los cuenta en esta obra.

Musicalmente, después de Kings & Queens from the Underground, se editó Vital Idol: Revitalized, una colección de temas famosos de Billy remezclados por luminarias de la música electrónica como Paul Oakenfold, Moby o el grupo Crystal Method, así como los nuevos valores Tropkillaz, RAC o Cray. Un recorrido en otro universo para ser descubierto por fanáticos de los beats de estos tiempos.  “Lamento haber dejado pasar tanto tiempo entre mis álbumes, me disculpo”, dice Billy, “ahora será mucho más frecuente de lo que ha sido. Ya estoy trabajando en un nuevo disco y espero que esté listo para el próximo año”. Así sea, lo esperaremos.

Escucha Vital Idol: Revitalized:

En este articulo: Billy Idol
https://bit.ly/35NuWfi

Te puede interesar

Video