septiembre 23, 2021

‘Rey’: el viaje futurista y revolucionario de Camila Moreno

La cantante chilena presenta su cuarto material discográfico como una oda a la protesta, el feminismo, el amor y el futuro.

Hace doce años, Camila Moreno irrumpió en la escena latinoamericana con Almismotiempo, su primer material discográfico. Ante sus ojos, las canciones que inicialmente se visualizaron como un acto catártico, se transformaron en una obra revolucionaria y, al mismo tiempo, en una insignia de protesta para diversos grupos sociales.

Después de tres años de trabajo continuo y una pandemia, la cantante chilena presentó Rey, su cuarto álbum de estudio, con el que propone una visión experimental y conceptual sobre lo que, considera, es el futuro. Así, inspirada por el contexto que se vivió en el marco del 8 de marzo de 2019, Camila ofreció meses más tarde un adelanto de esta producción con el lanzamiento de “Quememos el reino”, tema con el que, una vez más, se posicionó como un ícono del movimiento feminista.

“En un inicio, las canciones nacieron de un despertar sexual, de una revolución interior y también de mi entendimiento y apertura hacia el feminismo; muchas de ellas se escribieron durante el #8M. El proceso de producción fue muy íntimo, pero también bastante colectivo; Gowosa me acompañó a hacer toda la parte estética e Iván González, Cristián Heyne, Pablo Stipicic y Cocó se concentraron en la producción”, narra Camila Moreno en entrevista con Rolling Stone México.

Desde Chile, la cantautora reveló los detalles de su nuevo disco, su paso por el artivismo y el futuro de un proyecto musical que podría considerarse parte de una evolución de la canción protesta. En Rey, Camila Moreno dimensionó un álbum que va más allá de la música; a través de historias y personajes recurrentes, explora canciones e interludios que te transportan por caminos energizantes, melancólicos, pasionales y revolucionarios.

A lo largo de veinte temas, la intérprete de “Hice a mi amor llorar” le dio paso a un exhaustivo trabajo sonoro con el que definió la esencia de un álbum al que describe como un viaje. “El darle vueltas a las canciones, una y otra vez, de manera incansable, fue parte de este trabajo, pero también la experimentación con muchas influencias musicales y sonidos. En el disco citamos samples de Boards of Canada, Haim, PJ Harvey, St. Vincent, y claro, el disco no suena a eso, pero hay una gran inspiración en las actitudes y en la visión de donde nace el trabajo”, señala Camila.

“Creo que el disco tiene ese espíritu de ser un recorrido. Con él te dan ganas de bailar, pero inevitablemente va cayendo en la oscuridad, como si se fuera enterrando. Esa es mi naturaleza, caer en el abismo; así que la idea de este álbum es poder sentir ese dolor puro sin sufrir, porque, al final, en el amor también hay dolor y se puede expandir”.

Tras el estreno de “Es real” y “Cerca”, Camila Moreno presentó una de las cartas más fuertes de Rey con “Déjame”, canción que fusiona el eletropop con algunos tintes folclóricos, y a la que se unió la virtuosidad de Lido Pimienta y Ximena Sariñana. “Ximena y Lido son amigas que conozco desde hace mucho tiempo. Ximena fue a mi camerino durante mi primer Vive Latino, hace como diez años, y me ofreció su amistad, me abrió las puertas de su corazón y eso me impactó mucho; fue muy generosa y de ahí en adelante nos hicimos buenas amigas.

Ambas compartimos la maternidad, igual que con Lido, y también compartimos el hecho de que somos las jefas de nuestro propio proyecto y eso nos ha unido. A Lido la conocí por MySpace, cuando no nos conocía nadie – ríe – y nos hicimos muy buenas amigas porque nos gustaba la misma música, especialmente Björk y compartimos eso a través del mundo virtual”, recuerda.

Con la música como su principal vehículo emocional, Camila encontró en Rey un nuevo camino de liberación. A lo largo de su trayectoria, la instrumentista ha plasmado en cada álbum y sencillo un pedazo de su vida, su pasión por el arte, así como su sentir con respecto a lo que ocurre en el ámbito político y social. Al respecto, la cantante asegura que este álbum representa una narración, en la que plasmó diversas analogías, por ejemplo, la dualidad entre reyes y villanos.

“Este álbum es sobre amor, erotismo y revolución. Quiero que transmita eso, es una cosa monstruosa, es como un gigante. Hay un entramado más profundo que tiene que ver con las relaciones y el rol que uno cumple dentro de ellas. La experimentación sonora que hicimos en Mala Madre sentó las bases de la electrónica en Rey, eso no significa que yo haga este tipo de música, pero, al final, permitió un proyecto más híbrido y orgánico, por llamarlo de alguna manera”, reflexiona. 

El reino de Camila Moreno

En los últimos años, el proyecto de Camila Moreno se ha posicionado como un estandarte para la revolución feminista que, detalla, es parte de su construcción personal. “El feminismo o el manifiesto cyborg cumplen un rol importante en este disco. Leí en este proceso a Judith Butler y sus ideas sobre el género en disputa, los límites y quién inventó la idea de qué significa ser mujer y hombre; para mí fue una revelación muy fuerte”.

“Me honra mucho aportar algo a este movimiento que, además, me parece que siempre está en constante conversación y evolución; es reconfortante y maravilloso”, afirma, mientras medita sobre la forma en la que sumó a este álbum diversas narrativas que giran en torno al amor.

“El amor no está exento de revolución. La reflexión que me gustaría plantear es sobre el placer, el goce y el amor, cualidades que pueden ser motores de lucha. Evidentemente, la rabia y la búsqueda de dignidad es lo que nos mueve, pero, para mí, el estallido social también se hace por amor, si no, entonces porqué”, dice Camila, quien no asume esto como un deber, sino como una oportunidad para hablar, a través de la música.

“La verdad es que me considero una persona a la que le interesan las problemáticas sociales, que le interesa visibilizar la injusticia, luchar por lo que cree que está bien y lo he hecho a través de mi trabajo. No creo que todos tengan que hacerlo, no creo en el deber de los músicos, sino como algo que nace en cada persona por una urgencia real y emocional, porque la música es emoción.

Yo no quiero llevar un discurso o un panfleto, yo quiero llevar una emoción y eso tiene que ver con la rabia y con las ganas de expresar esa visión de injusticia. Para mí, el plasmar una canción con contenido social o de amor viene de la misma realidad, una realidad innegable que te traspasa y que no tiene que ver con algo intelectual”, afirma.

Una distopía visual

En colaboración con la artista visual Gowosa, Camila Moreno diseñó un mundo imaginario y postapocalíptico que complementa la esencia de Rey. A través de videos musicales y una miniserie animada, la intérprete planteó una distopía criolla que se desarrolla a partir de una estética inspirada en el scrappunk y steampunk. “Esta es uno de mis estilos favoritos y es lo que quisimos llevar a la parte visual. Es crear desde la chatarra, el escombro, la decadencia, de la ruina y no desde algo hipermoderno”, detalla.

Previo al 18 de octubre de 2019, día en el que se suscitó un estallido social en Chile, Camila y Gowosa comenzaron a trabajar en la propuesta visual de “Quememos el reino”; este evento, junto con su afinidad por el universo queer y disidente, consolidaron el desarrollo de este mundo lleno de simbolismos. “Gowosa es una chica trans que viene del mundo del arte y el cine. Yo quería trabajar con alguien que viviera en carne propia lo que significa ser uno mismo, porque yo estaba descubriendo eso».

“Llegó para ser mi compañera creativa y ese es uno de los aspectos más lindos de Rey, además de la música. Así creamos la historia de “X” y “M”, una chica cyborg y una mutante que se enamoran en el siglo XXIII y viven en un mundo distópico. Todo esto vino desde el paisaje imaginario y de nuestro amor por la ciencia ficción y el retrofuturismo. Hay muchas influencias, entre ellas, Albina y los hombres-perro, de Alejandro Jodorowsky o Momo, de Michael Ende. Es una historia muy ambiciosa, pero logramos generar este lenguaje de ciencia ficción en un ambiente virtual”, describe Camila.

El futuro es feminista

Tras el lanzamiento de Rey, Camila Moreno ya planea una gira por México, así como el lanzamiento de un movieclip que saldrá a finales del año para complementar el resto de la historia audiovisual, mientras que en octubre, el álbum llegará en formato CD y vinilo, junto con material extra, entre los que se incluirá un desarrollo visual del arte conceptual, así como el tema “Esta electricidad (Es real)”, que estrenó con Guaynaa en 2020.

Te puede interesar: Little Simz: un viaje al interior con destino desconocido

Con más de una década de trayectoria, la cantante ya planea nuevos proyectos, sin embargo, afirma que el futuro es impredecible. “Las personas saben que siempre hay una sorpresa en mi proyecto, es un poco faltarle al respeto a lo que planteaba antes, así que para el futuro viene más de eso, no quiero repetir fórmulas, me aburre muchísimo. No lo tengo claro, pero me gustaría hablar de la tierra, de la destrucción que estamos viviendo y que tenemos desde hace mucho tiempo. Lo que más me interesa, siempre, es y será la imaginación, eso, sin duda, lo tiene Rey”, puntualiza.

Para la intérprete, existe una transformación considerable dentro de la industria musical. “En general, siento que las mujeres latinas estamos formando un camino en la música, ahí la llevamos. Tenemos una batalla en contra del pensamiento de que, por el hecho de ser mujer, tenemos que sexualizar nuestro trabajo y no, no es que sea una opción, así que aún debemos cambiar eso”, comenta. “¿El futuro es feminista?”, le preguntamos a Camila, quien responde sin titubeos: “Claramente el futuro es feminista, tiene que serlo, el patriarcado ya no funciona, no es una opción”.

Escucha «Rey», el nuevo álbum de Camila Moreno.

En este articulo: Camila Moreno
https://bit.ly/35NuWfi

Te puede interesar

Video