diciembre 17, 2020

Captain Beefheart 1941-2010

Hizo parte de la música más influyente de todos los tiempos, luego se convirtió en uno de los grandes reclusos del rock.

EXTRAÍDO DE RS93, FEBRERO 2011

Cuando Don Van Vliet –el cantante compositor revolucionario también conocido como Captain Beefheart– murió el 17 de diciembre a los 69 años, en el norte de California, después de una larga batalla contra la esclerosis múltiple; no había hecho un álbum desde 1982. Después del lanzamiento de su duodécimo LP, Ice Cream for Crow, hecho con la última edición de su Magic Band, Beefheart –agotado por la vida del rock y la eterna frustración comercial– se retiró de la música para concentrarse en su otro arte, la pintura. “Me siento mucho mejor ahora que estoy pintando”, afirmó Beefheart cuando le pregunté, en una entrevista en 1989, si extrañaba la música. “Es una fregadera pedirle a alguien que lo haga, desangrarse de esa manera”.

Pero cuando lo hizo, en los triunfos desconcertantes como Trout Mask Replica (1969) y Doc at the Radar Station (1980), estaba con una turbulencia estimulante de blues radical, ritmos convulsivos y juegos de palabras deslumbrantes, cantada con una voz de dimensión sobrenatural, como una ópera de Howlin’ Wolf. Un dinamo en el saxo soprano y arpa, Beefheart fue un compositor impulsivo que dependía de los músicos dedicados que pasaron por la Magic Band para realizar sus ideas. Y él era irascible a la perfección. «Él silbaba o tarareaba cosas”, dice el guitarrista Gary Lucas, que tocó en el Doc y Ice Cream y representó a Beefheart en ese momento. “Pero él tenía un don para las melodías misteriosas. Él era un gran creyente en lo que Allen Ginsberg dijo: primer pensamiento, mejor pensamiento”.

Beefheart nació con el nombre de Don Vliet, en Glendale, California, el 15 de enero de 1941 (se añadió el Van en 1965), y se crió en Lancaster, en el desierto de Mojave, donde fue a la escuela secundaria con Frank Zappa. Un niño prodigio en la escultura, Beefheart se rebeló contra el estudio convencional, abandonó la escuela de arte en 1959 y comenzó una larga relación creativa intermitente con Zappa, que incluyó acuñar el nombre de Beefheart (para una película nunca hecha), la producción de Zappa en Trout Mask Replica y el disco descontinuado de 1976, Bat Chain Puller. “Frank amaba a Don”, dice el guitarrista Denny Walley, que conoció a los dos en Lancaster y tocó en sus respectivas bandas a mediados de los años setenta. “Pero creo que Frank estaba frustrado porque no podía ayudar a Don hasta el punto en que Don podía ayudarse a él mismo”.

En el debut de Beefheart en 1966, un cover garage blues de Bo Diddley, “Wah Diddy Diddy”, fue un éxito local en Los Ángeles. Pero el acercamiento de Beefheart al blues eléctrico rápidamente sufrió una mutación –en álbumes como Strictly Personal (1968) y el delirio conciso de Lick My Decals Off, Baby (1970)– en una música fuertemente personal que Langdon Winner describió en un artículo de portada de Rolling Stone en 1969, como “fragmentada, a menudo irritante, pero siempre natural, penetrante y verdadero”. Al final, Beefheart sólo entró al Top 100 de Billboard en una ocasión: como cantante invitado en el disco de Zappa, Bongo Fury (1975). Pero la fuerza y la confrontación emocional en la música Beefheart dejó una impresión clara y profunda en los artistas y bandas desde Tom Waits y John Lydon hasta Sonic Youth y Pavement. “Una vez que se queda en la piel”, dice Walley, “es difícil de tomar cualquier otra cosa en serio”. “Me agrada que otras personas sean tan aburridas como yo y puedan escuchar estas cosas”, dijo una vez Beefheart sobre sus discos. “Estoy vomitando psicodelia».

Lo esencial de Beefheart

Desde el blues crudo hasta monumentales pérdidas de estribos: sus cuatro grandes álbumes.

‘Safe as Milk’

1967

El LP debut de Beefheart, que presentaba a un joven Ry Cooder en la guitarra, fue un torbellino de rock-garage («Zig Zag Wanderer»), el voodoo stomp («Abba Zaba») y el alma alienígena («Autumn’s Child»). Lo más destacado: El titánico aullido de perro de pelea de Beefheart con un theremin en “Electricity”.

‘Trout Mask Replica’

1969

Con este álbum doble, el rock & roll de Beefheart hizo su voluntad, introduciendo un lenguaje verdaderamente nuevo de la contorsión del blues de guitarra, la furia perforadora y la indignación impresionista lírica, coronada por su canto visceral. El resultado: una obra maestra de fuerza pura y confrontante visión.

‘Clear Spot’

1972

Accesible pero sin compromisos, último gran LP de Beefheart con su clásica Maic Band de los años setenta, que debió haber sido Hitsville. No lo fue. Bajo ese exterior áspero, su excéntrico romanticismo floreció en “Too Much Time” y la inolvidable balada “Her Eyes Are a Blue Million Miles”.

‘Doc at the Radar Station’

1980

Un resumen vívido de su genio inconformista, desde el rapto óseo del solo de guitarra “Flavor Bud Living” (interpretado por Gary Lucas)  hasta las turbulencias hipnóticas de “Sheriff of Hong Kong”.

Escucha Live ‘N’ Rare, publicado en el 2005:

En este articulo: Captain Beefheart
https://bit.ly/35NuWfi

Te puede interesar

Video