octubre 25, 2021

Chernóbil: la película

Un bombero heroico se sacrifica para salvar a su familia y a todas las personas posibles del desastre nuclear, en una película basada en hechos reales que se parece más a un típico producto de Hollywood que a lo que nos tenía acostumbrado el cine ruso de antaño.

Chernóbil, la excelente miniserie transmitida en el 2019 por HBO, describió de una manera detallada y escalofriante, los sucesos que condujeron al peor accidente nuclear de la historia, ocurrido el 26 de abril de 1986 en la central nuclear Vladímir Ilich Lenin. 

Vladímir Medinsky, ministro de cultura ruso, cuyo padre fue uno de los “liquidadores de Chernóbil” (nombre que se dio a cada una de las aproximadamente seiscientas mil personas​ que se ocuparon de minimizar las consecuencias del desastre), calificó la serie como “magistralmente hecha” y “filmada con un gran respeto por la gente”. La merecida acogida tanto del público como de la crítica, inspiró al actor y director Danila Kozlovskiy, a realizar una versión propia de los hechos, esta vez desde el punto de vista ruso y no desde una perspectiva norteamericana. 

Lo triste es que la inteligencia, la objetividad y el trasfondo sociopolítico explorado en la obra de cinco capítulos creada por Craig Mazin, dirigida por Johan Renck y basada en el libro Voces de Chernóbilde la ganadora del Premio Nobel Svetlana Aleksiévich, es reducida por Kozlovskiy a una película que más bien parece una versión asumida por Michael Bay. Su Chernóbil está más cerca a una película de desastre como Pearl Harbor o Armagedón que a lo logrado en la miniserie nominada diecinueve veces y ganadora de tres Premios Emmy. 

Aquí, Kozlovskiy interpreta al apuesto bombero Alexei Karpushin, quien decide retirarse de su trabajo en Pripyat para rehacer su vida en Kiev con Olga (interpretada por Oksana Akinshina de Sputnik), su antiguo amor y con quien tuvo un hijo del cual hasta ahora se entera. Como suele ocurrir en las típicas películas de desastre de Hollywood (junto con los títulos ya mencionados también se puede pensar en 2012 o San Andreas, el viaje se va a ver interrumpido por el desastre inminente, y la familia disfuncional va a tener que dejar sus problemas emocionales a un lado para luchar por su vida, y al final, el héroe arquetípico va a tener que tomar unas decisiones importantes que pondrán la vida de los demás por encima de su propia vida. 

Es algo paradójico que la versión estadounidense de Chernóbil no tenga la apariencia y la estructura de una típica cinta de Hollywood y que la versión rusa posea las características de un típico producto de “La Meca del cine”. Esta última película, aunque goza de unos buenos recursos formales y llega a ser entretenida, es una muestra más de la decadencia que el cine soviético ha venido presentando en estos últimos años.

En este articulo:
https://bit.ly/35NuWfi

Te puede interesar

Video