agosto 4, 2021

El renacimiento de Chet Faker

Nick Murphy regresa como Chet Faker con 'Hotel Surrender'. Platicamos con el australiano sobre todo lo que hay detrás de este nuevo material y la coexistencia de sus dos personalidades musicales.

Fue alrededor de 2011 cuando Chet Faker saltó a la fama luego de que un video de él interpretando «No Diggity» de Blackstreet se volviera viral. Lanzando, un año después Thinking in Textures, su primer EP, sin embargo, en 2016, dos años después del estreno de su álbum debut, Built on Glass, Nick Murphy anunció el retiro oficial de Chet Faker, por lo que se suponía que no recibiríamos más música de él bajo el nombre de Faker.

No obstante, casi siete años después y tras el lanzamiento de Music for Silence (bajo el nombre de Nick Murphy, Murphy revivió a Chet Faker con el sencillo «Low» en octubre de 2020. Más tarde, Chet Faker lanzaría «Get High» y sería así que comenzaría a lanzar una serie de sencillos que más tarde se convertirían en lo que hoy es Hotel Surrender, su segundo álbum de estudio.

«Para mí, lo más importante era que podía matar a Chet Faker. Una vez que eso sucedió, no me importó cómo me llamaran», dice Murphy. «El nombre se había convertido en el amo de mí y yo no tenía el control de él. No tenía el equipo adecuado a mi alrededor y estaba atrapado en esto. Si tengo miedo de algo, tengo que eliminarlo. Y cuando la gente no entendía ese cambio, era bueno, porque significaba que lo estaba haciendo por mí».

«Sabía que necesitaba hacer música que funcionara para mí, y era una herramienta, así que ha sido genial volver al proyecto Chet porque puedo ver mucho más claramente y separar algunas de mis necesidades personales de la música en su conjunto», aseguró Nick Murphy en una entrevista para NME.

A principios del año pasado, Murphy adquirió un pequeño estudio de grabación en SOHO, Nueva York. De modo que, cuando llegó el confinamiento provocado por el Covid–19, Murphy, casi sin darse cuenta tuvo mucho tiempo para crear un nuevo álbum musical y traer de vuelta el proyecto de Chet Faker. «Mi estudio se volvió mi santuario. De eso se trata el disco, Hotel Surrender es el apodo que le di a ese espacio, es un lugar dentro de ti», afirma Murphy.

Platicamos con el australiano sobre todo lo que hay detrás de este nuevo material y la coexistencia de sus dos personalidades musicales. Lee la entrevista a continuación.

¿Cómo te sientes con el lanzamiento de Hotel Surrender?

Me siento muy bien, siempre es bueno ya haberlo sacado, siempre hay unos días donde existe una depresión existencial, pero eso ya pasó y es muy bueno que ya por fin haya salido, de hecho, lo escuché el otro día en el tren.

¿Cómo sientes que el publico lo está recibiendo?

Creo que les gusta, normalmente cuando saco nuevo material me desconecto, porque en realidad no importa lo que piensen, bueno solo importa si de verdad lo odian, ese si sería un problema, pero incluso así, no importa, solo significa que es mes no podré pagar las cuentas, pero parece que si les gusta.

Mientras más maduro, cada vez me importa menos, yo sé que es un gran álbum y si a la gente no le gusta es responsabilidad de ellos, este es un gran álbum.

Cuando saqué el material de Nick Murphy, no estaba tan seguro, por que era una necesidad mía y me preguntaba si al público sí le iba a gustar, pero con este álbum, incluso yo lo he estado escuchando y creo que es genial.

Jelani Roberts

¿De dónde nace Hotel Surrender?

Bueno, este disco fue escrito la mitad antes de la pandemia y la mitad durante la pandemia, en mi estudio que mi mánager Alex encontró a la mitad de Manhattan. No había tenido mi propio estudio desde que grabe Built on Glass, había rentado estudios o trabajado desde casa desde entonces, pero nunca había tenido un lugar seguro para venir diario, pero ahora con este nuevo estudio me sentía como un niño en una juguetería, con todos estos juguetes nuevos. Al no haber grabado en tanto tiempo, no me había dado cuenta cuánto lo extrañaba. Pero al regresar, hacía hasta 3 canciones al día, venía y era como mi ritual, era como venir a trabajar, pero nunca planeé hacer un álbum, simplemente venía porque amaba tener este lugar tan especial y amo hacer música. Era algo espiritual para mí. Venía a hacer música que me hiciera sentir bien, que me ayudara a sentirme mejor, era como una oración, simplemente grabando. Luego llegó la pandemia y se despojó todo.

Tengo recuerdos de las calles de Manhattan completamente vacías y justo sobre eso estaba escribiendo, de un lugar muy espiritual y poderoso donde simplemente haces check in contigo mismo como en un hotel y te rindes ante todo lo que está pasando y estás sintiendo, por eso lo llame Hotel Surrender.

Empecé a permitirme sentir todo lo que sentía, si estaba triste o enojado, no había respuestas incorrectas, no tenia que venir con la mejor vibra o todo relajado y me di cuenta de que entre más y más lo hacía, entre más tocara música que me llevara a ese estado, las canciones mejor salían. Y así es como este álbum se creo, fue el resultado de una necesidad diferente, para liberarme y darme cuenta de cómo estaba en ese momento. Básicamente me di cuenta de que, si dejaba a las canciones ser lo que querían ser, en lugar de lo que yo quería que fueran, mejor salían.

Jelani Roberts

¿Encuentras alguna diferencia entre el Chet Faker del pasado y el nuevo Chet Faker?

Posiblemente de lo que hablaba anteriormente, nunca había escrito un álbum de esta forma, Thinking in Textures fue parecido, pero era muy joven y siempre los primeros trabajos son muy inocentes por que no sabes lo que estas haciendo y luego te pasas toda la vida tratando de encontrar esa sensación nuevamente, pero con este álbum creo que lo logré, pero de una nueva forma, es como el trabajo anterior, pero ahora estoy consiente de cual es su propósito. Lo que a la gente le encantaba del material pasado de Chet Faker es lo que yo estoy apenas descubriendo en la música. Una de las razones por las que nació el proyecto de Nick Murphy fue que Chet no cumplía con todas mis necesidades. Buscaba en la música una especie de herramienta, para profundizar en las cosas y hacer el trabajo sucio y no podía hacer eso con el otro proyecto (Chet Faker).

Willy Lukaitis

¿Ahora que coexistes con estos dos proyectos, qué debe esperar el público de esto? ¿En los conciertos sólo tocaras a Chet o solo a Nick?

Sí, así es como lo veo, son dos proyectos separados y esa siempre fue la intención, pero supongo que cuando estaba de gira con el proyecto de Nick, no tenía mucha música así que los mezcle un poco, pero ahora que ya hay suficiente material ya se puede hacer una separación muy clara y completa. Que es justo lo que quería y necesitaba.

Hablando de giras, vas a venir a México en noviembre, y has venido a México múltiples veces, ¿tienes algún recuerdo o un lugar especial en tu corazón para el público mexicano?

Claro, siempre que vengo a México me divierto mucho y las after parties siempre son muy divertidas, de hecho el show del año pasado en la carpa puede ser uno de los shows mas locos que he tocado en mucho tiempo. Definitivamente estoy emocionado de volver a tocar pronto.

En tu video de la canción Feel Good, usas un Walkman y has estado usando mucho los cassetes en tus trabajos recientes, ¿crees que van a regresar tan fuerte como los vinilos lo están haciendo?

No creo que regresen tan fuerte, por que la calidad del sonido no es tan buena como la de los vinilos, pero he estado comprando algunos cassetes así que quién sabe, puede ser. Definitivamente estaba pasando por una fase cuando se me ocurrió la idea y veo que algunos chicos les están gustando los cassetes así que ya veremos. Me pregunto si los CD regresen, también he comprado CDs, creo que son mas fáciles de usar y la calidad es casi como la digital.

Hiciste la portada de Hotel Surrender, ¿de dónde salió la inspiración?

¡Si!, me he estado involucrando en los visuales, también hice la portada de Run Fast Asleep Naked y la de Music for Silence (de Nick Murphy), empecé a involucrarme poco a poco en todo y en lugar de que alguien me cobre 10,000 dólares por una portada mejor la hice yo. En mis primeros años no pensaba visualmente, me gustaba la creatividad visual pero no me sentía tan capaz y seguro como lo me sentía con la música, así que trabajé con algunos diseñadores gráficos y termine con Chris Doyle, a quien se le ocurrió lo de Thinking in Textures, y luego con Built on Glass quería darle continuidad a la apariencia y ahora con Hotel Surrender, siempre tuve estas imágenes que me venían a la cabeza y siempre la TV estuvo ahí y con cada canción así fue, cuando pienso en cosas veo imágenes o videos reproduciéndose, por ejemplo en Whatever Tomorrow siempre supe que era algo relacionado con el espacio, muy estilo Star Trek y así lo hicimos, o en Oh me Oh My siempre pensé en vaqueros saliendo del desierto, como un espejismo.

Suelo rebotar ideas con algunos amigos que me ayudan a aterrizarlas, pero en la TV trabaje por meses y antes ni siquiera era cuadrada, en realidad era una TV antigua con los canales a un lado y luego terminé ajustándolo en un cuadrado para que pareciera un poco surreal. Es como si no tuvieras control como espectador, lo cual me gusta, fue un poco una declaración casi espiritual de cómo nos obstruimos. Es una sátira como si este disco viniera de un lugar de espiritualidad, pero a través un televisor, que te dice sintoniza, regístrate (haz check in) en un lugar al que llaman Hotel Surrender, ¿por qué no miras tu propio canal? (why don’t you watch channel YOU).

Escucha el nuevo disco de Chet Faker, Hotel Surrender, aquí:

(Colaboración adicional de Regina Aguirre)

En este articulo: Chet Faker,IG
https://bit.ly/35NuWfi

Te puede interesar

Video