septiembre 11, 2020

Concesiones de la realeza musical británica

Richard Ashcroft, uno de los músicos privilegiados en Inglaterra y que lanzó 'These People', habla sobre su actualidad y futuro.

EXTRAÍDO DE RS166, MARZO 2017

Ser un músico reconocido en Inglaterra pesa más que en otros países. Aquellos privilegiados sólo necesitan un par de éxitos para ser alabados por los tabloides ingleses y poder disfrutar de una vida llena de elogios, atención mediática y condescendencia durante décadas. Si el músico inglés es catalogado como la nueva sensación o se le augura un futuro lleno de éxitos, puede recostarse en una suave cama de confort donde no tendrá que expandir sus límites creativos o esforzarse por superar sus trabajos anteriores. Con un solo destello de talento puede asegurar una mansión, un Rolls-Royce y un séquito de fans que le aplaudirán de por vida. Ser un músico reconocido en Inglaterra suena como el sueño de cualquier persona.

El caso de Richard Ashcroft es particular: Era un joven talentoso al que se le comparó en sus primeros años con Mick Jagger y Jim Morrison, pero que nunca alcanzó ese pedestal, por lo menos hasta la fecha. Pudo haber terminado en el olvido por el excesivo uso de drogas o por no soportar el peso de la fama y las expectativas que se tenían sobre él, pero no fue así. Exaltado por Noel Gallagher [quien lo llamó ‘genio’ y le dedica su canción “Cast No Shadow”] y nombrado por Chris Martin como “El mejor cantante del mundo”, parece ser que Richard Ashcroft no está preocupado por estas comparaciones o por ser glorificado. Sus presentaciones en vivo demuestran que el sujeto sobrevive por dos simples razones: Su voz y sus canciones. Así de sencillo.

Foto: Casete

Platicamos con el hombre detrás de grandes temas como “Bitter Sweet Symphony”, “Lucky Man” y “The Drugs Don’t Work”, quien en ningún momento mostró arrogancia o sentido de superioridad, a pesar de las ovaciones que se hacen sobre él.

Fue un gran show el que ofreciste en el Corona Capital, ¿cómo fue para ti?

Es muy bueno estar de regreso, el show del año pasado estaba solo, fue más acústico, pero ahora fue maravilloso regresar con la banda completa. Pude haber tocado por una hora y media más, pero esa es la naturaleza de un festival. Fue un gran festival y no puedo esperar para regresar.

Sobre These People, ¿lo consideras tu cuarto o quinto álbum?, ¿Ves a United Nations of Sound como parte de tu carrera solista o lo ves más como un proyecto por separado?

Creo que es como una pieza pop, fue como estar jugándole al tonto y crear mi propio álbum perdido. Es una de las mejores cosas que he hecho, probando la realidad de la percepción mainstream de la música. Así que de alguna manera es una concepción de una banda pero sigue siendo un álbum de solista. El grupo con el que estuve y los que se involucraron tenían influencia de Norteamérica y creo que se nota en el disco aunque sea muy brit. Quizá en el futuro a las personas les pueda gustar más, ojalá puedan apreciar canciones como “Good Lovin'» o “Let My Soul Rest» y sentirse identificados.

¿Por qué llamarlo These People? ¿Es una especie de declaración?

Creo que es una frase que se puede usar a menudo de forma despectiva y al percatarme de eso, supe inmediatamente lo que quería transmitir. These People es algo que podemos ver en Estados Unidos: Son expresiones de esa soledad que podemos sentir a pesar de estar rodeados por millones de personas, es esa inseguridad con la que vivimos a diario, esa división en diferentes grupos para odiarse entre sí. También es sobre mi persona, lo que siento, lo que pasa por mi mente y cómo me afecta el mundo.

Richard se muestra sereno y dispuesto a profundizar en cada tema; por momentos divaga sobre el arte, sobre el café que está tomando y menciona –de la nada– que “Cars” de Gary Numan es la mejor canción de la historia.

Varios meses después de que estrenaste These People, ¿cómo has visto su desarrollo o crecimiento? ¿Es como lo imaginaste?

Es muy extraño porque no tiene mucha similitud con lo que hacía con The Verve, así que por un lado ha sido maravilloso poder hacer este nuevo. Es música que disfruté hacer, son sinfonías, pero también son ideas y conceptos que se acercan a lo más popular. Son cosas que quería crear y que pude hacerlo como solista. Volví a tener esa hambre, esa necesidad de explorar diferentes corrientes. Podría decir que fue un intento personal de redefinir lo que es el rock & roll. Hoy disfruto tocar estas canciones y creo que eso es lo más importante.

Con muertes como la de Bowie, Cohen, Prince y Craig Grill de [Inspiral Carpets], ¿has reflexionado sobre tu propia muerte?

Son noticias muy tristes, desafortunadamente la muerte es parte de la vida. Casi no he estado en el estudio porque he estado de gira y preparando estos shows, pero sigo teniendo hambre por crear. Tengo ambiciones y no planeo dejar de trabajar y de crear. Es una lástima que personas así de creativas ya no puedan crear en esta dimensión, sólo queda disfrutar el momento.

Foto: Casete

¿Cómo ves el rock & roll de los próximos años?

Todo es mercadotecnia. Lo que sucede es que en la radio solo ponen cosas comerciales y ya no se reconoce a los clásicos, no se les da su lugar. Un chico de 19 años ya ni siquiera sabe quiénes son los New Kids On The Block porque hemos perdido ese sentido que antes alimentaba la obsesión por The Beatles y los Stones. Lo que pasa ahora con los creativos –y todos podemos ser culpables de eso– es que tratan de absorber todo en lugar de ser más selectivos y decir: “Esto es lo que he absorbido y con esto he creado mi sonido”, en lugar de tratar de meter todo en un solo plato. Podría decir que uno de las ritmos más interesantes que he escuchado recientemente es “Work”, de Rihanna; me gustan esos beats y esa especie de minimalismo que le encantó a las personas a nivel mundial. Creo que por ahí se dirige el rock & roll: Innovación con actitud.

Richard sigue siendo un romántico de las viejas formas: “Creo que el problema está en la manera en la que se hacen las cosas hoy en día. Muchos crean basura en su afán de presentar algo jamás hecho, quieren innovar sólo por el simple hecho de innovar. Para mí, la respuesta se encuentra en estar solo con mi guitarra componiendo canciones, haciendo a la gente sentir algo. Creo que podría ser uno de los últimos que siguen haciendo eso, porque parecería que hoy en día es un crimen cantar”.

Los recientes trabajos de Ashcroft podrán no haber alcanzado la gloria que alguna vez experimentó con The Verve, pero gracias a ese colchón que le otorgó su gran éxito en los años noventa, se le permite experimentar sin tener que complacer. Él aprovecha las circunstancias que el medio le brindó para hacer la música que quiere y goza de los privilegios de ser un músico reconocido en Inglaterra. Es un peso que muchos quisieran tener. 

Escucha el álbum These People, de Richard Ashcroft:

En este articulo: Richard Ashcroft
Sushi Roll

Te puede interesar

Video