marzo 21, 2019

El lenguaje musical de OMD

El dúo británico es uno de los actos que estarán presentes en la segunda edición del Corona Capital Guadalajara.

El dúo británico es uno de los actos que estarán presentes en la segunda edición del Corona Capital Guadalajara.

POR Héctor Elí Murguía

En los años ochenta se gestó un nuevo lenguaje musical. Las guitarras cedieron su lugar a los sintetizadores en las listas de popularidad y la música creada con esos instrumentos se convirtió en una tendencia.

 

En medio de esa vorágine tecnológica, Orchestral Manoeuvres in the Dark (OMD), proyecto formado por Andy McCluskey y Paul Humphreys, surgió en Inglaterra con el propósito de crear música basada en los sintetizadores.

 

Después de quedarse en la memoria de la cultura pop gracias a temas como “If You Leave”, que apareció en la clásica cinta Pretty In Pink de Howard Deutch, y “Enola Gay”, la banda se convirtió en pieza clave subgéneros como el new wave y el synth pop.

 

Al principio de su trayectoria, cuando los músicos eran unos adolescentes, su objetivo no iba más allá que imitar a algunos de sus ídolos; copiar el estilo de David Bowie, la teatralidad de Roxy Music y la capacidad musical de Brian Eno, pero sobre todos ellos, tanto Andy como Paul, querían parecerse a Kraftwerk, banda alemana pionera de la electrónica.

 

“Escuchábamos mucha música alemana y en particular a Kraftwerk. Queríamos hacer música electrónica y estaba gestándose una tecnología increíble. En los primeros días yo construí nuestros primeros sintetizadores. Compramos una piezas japonesas para crearlos”, menciona Andy en entrevista sobre los primeros días de la banda.

 

“Queríamos ser Kraftwerk pero no teníamos el dinero suficiente para serlo”, dice sobre la admiración que le tenían al colectivo pionero de la electrónica y las carencias que tenían en un comienzo. “Todos los órganos y los pianos eran caros entonces no podíamos comprarlos. Los avances en los ochentas fueron increíbles. Empezamos a usar máquinas para adaptar voces en un teclado”.

 

Aunque parezca una obsesión por la nostalgia, Andy es enfático en que las cosas han cambiado en cuanto a la producción musical: “Ahora puedo hacer música desde mi laptop. Todo es muy fácil. Que las bandas de los ochenta lo hayamos adaptado se me hace increíble”, dice sobre cómo otras agrupaciones como ellos o como New Order han aprendido a usar nuevas herramientas para crear melodías.

 

Aunque existen ventajas, el británico también señala que hay riesgos a la hora de componer, pues las limitaciones te llevan a trabajar con lo que tienes: “Lo sorprendente es que hay tantas cosas disponibles que te puedes perder en esas posibilidades”.

 

Acerca de su más reciente disco, The Punishment Of Luxury, lanzado en 2017, Andy menciona sobre el proceso de composición: “Teníamos una paleta de colores y con ella hicimos nuestra música para darle variedad al sonido del disco”.

 

“Nunca hemos sido convencionales, siempre hemos tratado de darle un toque interesante a nuestra música. Tenemos canciones como “Enola Gay” pero también tenemos temas otras como ‘Joan of Arc’. En The Punishment of Luxury estábamos en Liverpool, vimos una pintura llamada así y dijimos: ‘es un gran título’. Es una reflexión de los tiempos modernos que nos habla sobre cómo cosas como publicidad son parte de la decadencia de la felicidad», dice acerca del concepto de la producción discográfica.  

 

OMD es una banda que logró imponer su propio lenguaje. Uno que ha influido en agrupaciones como The XX y LCD Soundsystem. Esa forma de expresarse no cambia porque Andy sabe que la vida se trata de ciclos: “El lenguaje se ha reducido a hablar con emojis; algo que ya había visto en el pasado como en la etapa pictórica. En esos casos podemos ver como la historia humana es cíclica”.

 

Sobre el mismo análisis del contexto actual, Andy hace una crítica a la industria: “Así como la música se ha reducido a tenerlo todo disponible a través del streaming, la música ha perdido el valor monetario. No se hace mucho dinero de esto”.

 

A pesar de tener pocas expectativas al respecto, el músico se muestra optimista: “Da gusto que se puedan subir canciones sin necesidad de una disquera, pero ahora es más difícil que las nuevas bandas puedan tener la suficiente exposición aunque la lancen en SoundCloud. Muchos músicos no saben ni cómo venderse”, señala acerca de lo que podría faltar para que los sonidos independientes puedan lograr el éxito.

 

El 11 de mayo, OMD se presentará como parte del festival Corona Capital Guadalajara en el Estadio Akron: “Nos gusta tocar en festivales. Aunque hay mucha gente que pueda pensar que es aburrido que haya un acto de electrónica en el escenario, nosotros somos como una banda de rock cuando tocamos en vivo”.  

 

 

https://bit.ly/35NuWfi

Te puede interesar

Video