agosto 28, 2020

¡Feliz cumpleaños, Florence Welch!

La vocalista de Florence and the Machine habla sobre 'How Big How Blue How Beautiful', quitarse la ropa y engañar a Neil Young.

EXTRAÍDO DE RS146, JULIO 2015

“Tuve que desmoronarme un poco”, dice Florence Welch sobre How Big How Blue How Beautiful, el primer álbum de la banda en cuatro años. En el periodo que llevó al disco, Welch sufrió una terrible ruptura con su novio y fiesteó demasiado. No sólo tradujo esos tiempos difíciles en su álbum más emocionalmente intenso hasta ahora, sino que también dejó la bebida durante las sesiones. “Tuve una existencia bastante monacal”, dice. “Iba en bici al estudio, regresaba en bici a la casa, leía, comía, me iba a dormir. Era como convalecer. Pero fue realmente mágico”.

Tocaste un set maravilloso en Coachella, y también te rompiste el pie. ¿Qué pasó?

Bueno, le dije a todos en el público que se quitaran la ropa. Habíamos estado haciendo eso en nuestros shows y mi guitarrista me molestaba por no quitarme yo la mía. Así que dije: “¡Al diablo, lo tengo que hacer!” y me empecé a quitar la blusa. Entonces pensé: “Tengo que bajar [al público] con todos los que se están desnudando”. Di un brinco particularmente difícil y rápido, y fue como: “¡Maldición!”. Me las arreglé para regresar al escenario y ahí es donde mi guardia de seguridad me encontró, inconsciente, en brassiere, detrás de una bocina. 

Muchas canciones del álbum nuevo hablan sobre estar en una relación con alguien que intenta alejarte.

Lo tuve que experimentar. No se le deseo a nadie, pero cuando le sacas provecho, entonces de alguna manera tuvo sentido. Las canciones se volvieron talismanes, pequeños hechizos que escribes y son sólo para ti. Y los puedes llevar contigo.

Te tomaste un año libre antes de hacer este disco. ¿Qué hiciste en ese tiempo?

Se supone que iba a ser un tiempo lindo, tranquilo. En lugar de eso me involucré en algo muy confuso. Intentaba descubrir qué me haría feliz: ¿Estar de fiesta? ¿Una relación sentimental? El descanso significaba que tenía que enfrentar mis demonios.

¿La bebida era uno de esos demonios?

Definitivamente. Cuando estás de gira todo está puesto para eso. Puedes viajar a la siguiente ciudad y al siguiente hotel, y mientras los shows salgan bien, no hay ningún problema. Pero no puedes tomar esa actitud en tu vida diaria. Cuando estás intentando vivir y amar en una situación sin horarios establecidos, entonces te dices: “Carajo, la estoy cagando. ¿Qué estoy haciendo?”.

¿A qué te refieres con “la estoy cagando”?

A aparecer en MTV News estando borracha. Una noche hubo una fiesta en mi casa. Acabé muy borracha y nos pasamos al bar que está a la vuelta de la esquina. No había cantado en años, y ahí había una banda tocando, y mis amigos me daban shots, así que subí al escenario. Dos días después recibí una llamada de mi manager. Alguien me había grabado cantando, gritando y tomando shots. El video llegó a MTV News. Sólo pensé: “¡Mierda!”.

Eres conocida por usar atuendos peculiares. ¿Es difícil seguir ideando nuevos cada vez?

Ahora mismo se trata de simplificar. Pienso que lo que usas de alguna manera te dicta cómo actuar. Creo que intentaba sentirme lo más libre posible. Veía a Nick Cave y cómo andaba en el escenario en traje. Estamos analizando alejarnos de los disfraces. Me gusta la idea de romper la barrera entre mi yo real y mi yo del escenario, ser lo más simple posible.

Solías comunicarte con espíritus cuando eras más joven, ¿cierto?

Bueno, también solía meterme a los cementerios cando era más joven. Hay algo vigorizante de estar tan cerca de la muerte. Y cuando tenía 17, un niñito salió de detrás de los arbustos durante el funeral de mi abuela. Se me ocurrió: “Voy a fingir que soy un fantasma”. Tuvimos una conversación seria antes de que se metiera a los arbustos de nuevo. Entonces pensé: “Demonios, ¿de dónde vino ese niño? Tal vez él sí era fantasma”.

Cantaste en la Bridge School Benefit de Neil Young el año pasado. ¿Conociste a Neil?

Sí. Tiene una energía increíble. Me dijo que cuando escuchó mi disco por primera vez, pensó que yo era un hombre con una voz aguda [risas]. Dijo: “Vivo en las montañas, no estoy en contacto con los medios. Pensé que eras un hombre llamado Florence”. Y yo pensé: “Wow, eso es bastante punk”. Y le dije: “Gracias, Neil. En serio, muchas gracias”.

Escucha How Big How Blue How Beautiful, de Florence and the Machine:

En este articulo:
https://bit.ly/35NuWfi

Te puede interesar

Video