mayo 3, 2021

Greta Van Fleet: los sonidos oníricos de un nuevo comienzo

'The Battle at Garden's Gate' pretende presentar a los Kiszka como una banda consagrada y con una personalidad bien marcada, ¿lo ha logrado?

Greta Van Fleet
The Battle At Garden’s Gate
Lava/Republic


Greta Van Fleet se ha convertido en una de las bandas más controversiales de los últimos años. Mientras unos se maravillan con la idea de que un cuarteto de chicos de 25 años pueda sonar como auténticos pioneros del rock & roll, otros los han acusado desde sus inicios de ser una vil copia de Led Zeppelin —como si emular el sonido de Plant, Page, Jones y Bonham fuera lo más fácil del mundo—. Lo cierto es que Greta Van Fleet transpira talento, y hoy en día, es sin duda uno de los actos más interesantes para ver en directo.

Sin embargo, hay muchas cejas levantadas cuando se habla del desempeño del cuarteto en el estudio, pues a pesar de los grandes sencillos que compartieron en el año 2017 como «Highway Tune«, «Black Smoke Rising» y «Safari Song«, su álbum debut Anthem of the Peaceful Army dejó mucho que desear. Después de tres años de este lanzamiento, ha llegado a todas las plataformas The Battle at Garden’s Gate, la segunda producción discográfica de Greta Van Fleet, misma que pretende presentar al cuarteto de Michigan como una banda consagrada y con una personalidad bien marcada, pero la pregunta es, ¿lo ha logrado?

Hay muchos aspectos a tomar en cuenta para afirmar que, en efecto, Greta Van Fleet ya no es la misma banda que era en 2018. Desde que se anunció el álbum, los hermanos Kiszka aseguraron que encontraron la inspiración dentro de todos los horizontes, toda la gente y todas las experiencias que tuvieron durante estos años viajando por el mundo; en gran medida, The Battle at Garden’s Gate es un fiel reflejo de todo eso, describiendo a través de sus melodías y de la voz de Josh Kiszka un universo más grande que ellos mismos, viéndose maravillados y al mismo tiempo abrumados por este.

Este es un importante apartado para entender lo que el álbum significa para los Kiszka, pues gracias a todas sus nuevas experiencias a escalas que antes desconocían y anhelaban desde el seno de una familia un tanto aislada, ven su sueño de volar lejos finalmente cumplido. Greta Van Fleet vio un mundo mucho más grande que sus mentes, y en muchos aspectos, The Battle at Garden’s Gate se siente como algo muy grande.

Si bien, el cuarteto dio a entender que se trataba de un álbum conceptual, lo cierto es que flaquea en varios temas que aún arrastran los sonidos de antaño y no consiguen enlazar dentro de un todo a The Battle at Garden’s Gate. Irónicamente, son estas canciones las que más fácilmente se identifican y hacen un click, como lo es «Built By Nations» o la que es hasta ahora la canción más famosa del disco «Heat Above«. En el resto del álbum, encontramos canciones que para estos tiempos pueden ser consideradas agotadoras pero que tienen un gran valor de composición. «The Weight of Dreams«, por ejemplo, es el tema con el que cierra el álbum y tiene una duración de casi nueve minutos; es algo muy arriesgado tomando en cuenta que es una balada, y paralelamente, presenta uno de los solos de guitarra más virtuosos de Jake Kiszka.

The Battle at Garden’s Gate muestra evolución, introspección y una ambición que pocas veces se ve en momentos tan tempranos de una banda, sin embargo, aún está lejos de mostrar todo el potencial que tiene Greta Van Fleet. Es arriesgado y muy íntimo, por momentos no logra encajar en su contexto, pero esto también puede ser considerado un logro, pues a pesar de todas las críticas, no existe hoy ninguna banda que suene como Greta Van Fleet, y si el público le exige tanto a la banda es porque sabe lo mucho que puede dar.

Escucha aquí The Battle at Garden’s Gate:

En este articulo:
https://bit.ly/35NuWfi

Te puede interesar

Video