agosto 2, 2021

‘Happier Than Ever’, un nuevo paso en la carrera de Billie Eilish

Con su segundo álbum de estudio, Eilish demuestra que su lugar está en la cima de la escena musical.

Billie Eilish tenía 17 años cuando lanzó su primer álbum de estudio WHEN WE ALL FALL ASLEEP, WHERE DO WE GO?, un proyecto que la colocaría en el ojo público después de que arrasara en la ceremonia de entrega de los Premios Grammy en 2020, llevándose a casa el galardón por el Mejor Álbum del Año, al igual que por la Mejor Nueva Artista. Eilish, quien sorprendió por hacer un reset al sonido pop de los últimos años, no ocultó la desesperación y ansiedad que le ocasionó su victoria en la ceremonia de premios, pues casi a manera de premonición se adelantaba a la reacción de la prensa y el público en general. Ahora, un año después del éxito de su álbum debut, la artista regresa con un segundo proyecto discográfico en el que refleja las preocupaciones que le genera su carrera, sin que éstas se presenten de forma banal y superficial.

“Las cosas que solía disfrutar ahora solamente me mantienen empleada”, recita Eilish en “Getting Older”, tema con el que abre su nuevo álbum Happier Than Ever, añorando por unos tiempos alejados de las presiones de la fama. La vida de Billie Eilish ya no es la misma; ahora la cantante se encuentra con acosadores esperando encontrársela en su vecindario, parejas amorosas obligadas a firmar un acuerdo de confidencialidad y hombres opinando sobre su figura. Los días en los que Eilish no era más que la novata autora de “Bad Guy” quedaron atrás y ahora, con tan solo 19 años de edad, la cantante tiene que enfrentarse a un mundo y a una industria que no quiere más que alimentarse de su propia esencia en una lucha de la que solamente se puede defender con sus propias letras.

Billie no se encuentra sin batallón en este enfrentamiento. De su lado tiene a FINNEAS —su hermano y principal colaborador— para superar su primer trabajo discográfico y evolucionar su sonido, que se aleja del trap gótico presentado en WHEN WE ALL FALL ASLEEP, WHERE DO WE GO? para mostrarse más melódico e incluso con influencias del jazz de la década de los años sesenta. Esta intención por perseguir el estilo musical de mediados del siglo pasado se hace notar en temas como “Billie Bossa Nova” o “Halley’s Comet”, que presentan una faceta más lírica y delicada de ambos hermanos O’Connell. Sin embargo, la producción que caracteriza al dúo fraternal sigue predominando en los temas de Happier Than Ever, una que consta principalmente de sampleos modificados a computadora que explotan hasta en el más mínimo detalle, para después combustionar en un estallido de caos desordenadamente ordenado. Uno de los ejemplos más evidentes de este orden caótico sería el tema “Oxytocin”, que comienza con la sedosa voz de Billie dirigiéndonos en un trayecto que finaliza en un estruendo de sintetizadores y sonidos computarizados característicos del trabajo de FINNEAS.

Te puede interesar: ‘Home Video’: una carta de amor al pasado, por Lucy Dacus

Otro de los temas recurrentes de Happier Than Ever es la madurez que ha obtenido la artista con el paso del tiempo, y aunque podría resultar un poco absurdo hablar de la sensatez de una adolescente de 19 años, es cierto que Billie ha aprendido a lidiar con todos los golpes que ha recibido en estos años de carrera. En “Overheated”, tema que se extiende de “Not My Responsability”, el punto medio del álbum, la cantante expone la resulta de su constante persecución por los medios, mismos criticaron su apariencia física después de que ella renunciara a su característica vestimenta holgada que no dejaba mostrar su figura. “Y todo el mundo dijo que era una decepción y que yo solo estaba construida como todas hoy en día”, reclama Eilish en el décimo tema de su álbum.

Líricamente, Billie encuentra un balance, entre la intimidad de sus preocupaciones cotidianas y la facilidad de verse reflejada por sus letras. Eilish habla sobre el abuso que ha sufrido en su vida, las masculinidades tóxicas con las que se ha tenido que enfrentar y los estragos que su carrera ha ocasionado en su salud mental sin miedo a que esta introspección resulte ajena para aquellos que disfruten de Happier Than Ever. Con un sinfín de figuras cercanas a la vida personal de la cantante, los temas de este nuevo proyecto sirven de catarsis desde el momento en el que suenan sus primeras notas, sin importar si se trata de alguna canción sonoramente explosiva o una un poco más melódica y sobria. En los 16 temas que conforman a su álbum Billie imprimió su sello de autenticidad agregado a la independencia y cordura que parecen acompañarla en esta nueva etapa.

Tal vez es “Happier Than Ever”, pista que nombra al álbum, el tema más fuerte de este nuevo proyecto. En casi cinco minutos, la canción previa al cierre del álbum encapsula toda la vibra de Happier Than Ever, un disco lleno de complejidad y personalidad que con su brutalidad lírica e impecable producción logran conjuntar la angustia adolescente que carcome los pensamientos de Eilish con la madurez que ha obtenido con el paso del tiempo. Sin esforzarse demasiado por mostrarse como algo más que una novata con suerte, Billie Eilish consiguió reclamar su posición en la escena musical, una posición que reside en la cima de los artistas de nuestros tiempos.

Puedes escuchar Happier Than Ever, el segundo álbum de estudio de Billie Eilish, aquí.

https://bit.ly/35NuWfi

Te puede interesar

Video