agosto 2, 2021

La introspección musical de Benjamín Walker

El cantautor chileno nos platicó sobre su más reciente sencillo “La vuelta de los días”, cómo vivió la pandemia en su país y sobre su vínculo con México.

Nostalgia y melancolía, así luce el panorama actual del chileno Benjamín Walker, músico y compositor que, luego de un año y medio de encierro en su país natal, comienza una nueva etapa en su vida: el inicio de una pequeña gira y el regreso a los escenarios. Despedirse jamás ha sido una tarea sencilla, pero en ocasiones no queda más remedio que seguir adelante y afrontar las nuevas aventuras que nos esperan. 

Recién comenzaba el año, cuando el cantante chileno nos sorprendió con «Quiero verte hoy», el segundo adelanto del que será su próximo álbum de estudio. Una canción que generó un lazo entre Chile y México gracias a la colaboración que Walker realizó con Vanessa Zamora. Un tema inspirado en los impulsos y que le canta al sentimiento de «soltar el control y hacer lo que queremos». 

De acuerdo al cantante, «Quiero verte hoy» es una canción que cuenta con una larga historia que data de 2016, cuando conoció la música de Vanessa luego de que una compañera del teatro en el que se presentaba en México le recomendara escucharla. «Me encantó su música, pasé un mes entero escuchándola, así que decidí escribirle por Instagram y, para mi sorpresa, Vanessa también conocía mi música y en ese tiempo ambos estábamos escuchándonos, de modo que se dio una simbiosis muy espontánea y recíproca de admiración mutua», relata Benjamín en entrevista con Rolling Stone México.

Fue así como en el 2017, el cantante comenzó la composición del que, años más tarde se convertiría en uno de los sencillos principales de su siguiente disco. Según cuenta, mientras escribía podía imaginarse la voz de Zamora a la perfección. «Le mandé una nota de voz por WhatsApp y le dije que quería grabar con ella, a lo que aceptó inmediatamente. Lo más bello fue que nos conocimos en persona hasta el día de la grabación, manteniendo por un largo tiempo aquella admiración que había surgido desde el primer contacto», afirmó el cantante chileno. 

Finalmente, el sencillo fue grabado en El Desierto Casa–Estudio, un estudio de grabación situado en el Desierto de los Leones, en la Ciudad de México, y que, de acuerdo al chileno, «fue un sueño, casi como de película». 

Sin embargo, no todo en la vida del chileno fue tan perfecto como aquella grabación en El Desierto, ya que poco después de haber terminado su disco, la pandemia tomó al mundo por sorpresa, obligándonos a guardar distancia y a permanecer en casa, lo que para Benjamín resultó en un gran desafío. 

«Fue una época de muchos sentimientos encontrados, como persona me enfrenté a muchas ansiedades y dificultades emocionales de donde salieron herramientas valiosas. Me di cuenta que soy una persona que le gusta mucho estar afuera haciendo cosas nuevas y, cuando me obligaron a estar encerrado un año entero en mi casa, con un estricto toque de queda, todo mi mundo cambió», relató Walker. «Lo positivo fue que quedé encerrado en un departamento con dos cantautoras chilenas increíbles, así que logramos convertir todas esas ansiedades del encierro en música». 

Prueba de ello fue el lanzamiento de un EP pandémico titulado Mal, donde los tres cantantes lograron plasmar los sentimientos a los que se enfrentaban en el día a día del confinamiento y es que, de acuerdo a Benjamín, no hubiera habido una mejor circunstancia que una pandemia para tener el panorama ideal de estar haciendo música 24/7. 

Y lo cierto es que detrás de todo mal, siempre se esconde un bien, de modo que, a pesar de haber tenido un confinamiento quizás mucho más estricto del que se vivió en México, el cantautor chileno tuvo la oportunidad de sacarle el mejor provecho a esos meses de encierro junto a Yorka y Natisú, que lo ayudaron a hacer catarsis a través de su música. Lo que lo llevó también a evolucionar de forma personal y en su aspecto musical, ya que ahora, se encuentra en una nueva etapa, mucho más madura y compleja. 

«Fue un aprendizaje que surgió de estar en las profundidades de un hoyo terrible, pero salieron muchas cosas de allí que me hicieron conocerme más y me vi obligado a aprender un nuevo lenguaje y formas de expresión para mis canciones. Creo que ahora puedo mostrarme más vulnerable, quizás embellecer menos las parte lírica de las canciones y el proceso que viví resultó ser muy positivo», relató Benjamín al tiempo que una sonrisa se dibujaba en su rostro. 

Octubre: La revuelta

El 18 de octubre del 2019, se desató en Chile uno de los estallidos sociales más grandes desde la época de la dictadura de Pinochet, miles de personas salieron a las calles a protestar por años de abuso y desigualdad. Un despertar colectivo, producto de un cúmulo de indignación y molestias, se había convertido ya en rebeldía. Miles de chilenos estaban dispuestos a poner a temblar a los conservadores que se habían mantenido a la cabeza del país «más estable» de Latinoamérica. 

Los días de pronto se llenaron de humo, las calles de revueltas y los cielos, aunque manchados de sangre, luego de días y días de alboroto, lograban ver una luz que llenaba de esperanza al pueblo chileno, demostrándoles que su lucha no había sido en vano. Aquello resultó en la escritura de la primera Constitución de la República de Chile hecha en democracia bajo constituyentes electos y paritaria. La primera constitución escrita a partes iguales por hombres y mujeres, un hecho histórico que marcó a los chilenos. 

Aquellos sucesos por supuesto que no pasaron desapercibidos en la vida de Benjamín Walker, y además de haber impactado en lo personal, su música también se vio influenciada por la revuelta popular que acababa de ocurrir, con los sentimientos a flor de piel, el cantante chileno escribió «Octubre», canción que se convirtió en el primer adelanto del que será su cuarto álbum de estudio. «Es un tema que, a modo de crónica relata lo sucedido en le revuelta del 2019, fue la última que compuse para el disco y la primera que publiqué», afirmó el cantante chileno. 

La canción fue muy bien recibida por su público, muchos de los cuáles seguramente pudieron sentirse identificados por la letra de la misma y para quienes no lo vivieron, la empatía y el alegre ritmo de «Octubre» ocasionó que la nueva era musical de Benjamín Walker comenzara con el pie derecho. 

Al éxito del primer sencillo se le unió el lazo creado entre el país sudamericano y México, «Quiero verte hoy», junto a Vanessa Zamora, se convirtió en la primera canción de Walker en alcanzar el millón de reproducciones, un acontecimiento que repercutió de forma positiva en la vida del cantante y que lo inspiró a seguir adelante, dedicándose a lo que más le gusta: la música. «México es un país con el que he hecho un vínculo hermoso y esta fue mi primera colaboración con una cantante mexicana. Todo fue muy natural y con muy poca intención de que tuviera un resultado gordo, lo que vino a reafirmar mi vínculo con el país, que además es muy especial para mi», comentó. 

Te puede interesar: Artistas que debes conocer: Santos Woge

«La vuelta de los días» 

En mayo de este año, el chileno compartió el tercer adelanto de su siguiente producción discográfica. «La vuelta de los días» se convirtió quizás, en el tema más personal hasta el momento, «creo que el sencillo es un abrazo pata todos y la saqué esperando que le sirva a alguien y que se identifiquen con ella». 

La canción recoge momentos de la infancia del cantante, en donde a modo de reflexión viaja al pasado para entender mejor al Benjamín Walker del presente. Para el músico chileno, la información de la niñez resulta de gran utilidad en el futuro, de modo que en su más reciente sencillo, Walker se sumerge en un momento de introspección que lo llevó a determinar si se encontraba en el lugar que realmente lo hace feliz. 

«Cuando estoy en momentos de mucha reflexión personal, por alguna razón me gusta recordar mi niñez, así identifico cuáles eran mis impulsos y qué era lo que provocaba que me dejara llevar», relata Benjamín. «Siempre he pensado que hay mucha información del pasado que nos son útiles cuando estamos más grandes, a modo de saber si estamos siendo fieles a lo que nos es propio hacer y si estamos en el lugar que nos pertenece, o incluso para reconocer si echamos de menos algo». 

El sencillo llegó acompañado por un video musical dirigido por Camila Grandi, una chilena con quien Walker ya había trabajado antes y que le ayudó a crear un material visual nostálgico pero con tintes de alegría. 

De acuerdo al cantautor, el proceso de grabación del video no fue tarea fácil, debido a que al momento de realizarlo, Chile se encontraba en un estado crítico de la pandemia y había muchos contagios, por lo que el toque de queda y las restricciones fuera de casa hicieron que todo fuera un gran desafío que, aunque complicado, resultó muy satisfactorio. 

Por su parte, para Benjamín Walker, el desafío del clip no sólo era a nivel técnico y logístico, sino que también había un grado de dificultad en lo personal. El cantante quería sentir nostalgia al verlo, pero también quería que otras personas pudieran identificarse con él. 

«Todo el proceso de grabación fue muy lo–fi, había muchas restricciones en Chile entonces todo se redujo a salir con una cámara en mano, y con la ayuda de dos personas hacer lo que pudiéramos. Así fue como elegimos dos locaciones importantes para mi. La primera fue las azoteas del centro de Santiago de Chile. Mis abuelos vivían allí y yo siempre sentí una enorme curiosidad por subirme a la azotea y quedarme ahí mirando el centro de Santiago desde las alturas, por lo que se convirtió en un lugar de mucha introspección personal. La segunda locación fue la costa chilena, el litoral central que es de mucha roquería y da al Pacífico, así que tienes a las olas golpeando contra las rocas y te da la oportunidad de reflexionar sobre toda tu vida». 

«Todo el relato visual se armó en estos dos lugares maravillosos, pero la parte más divertida fue que incluimos videos familiares por lo que me tuve que sentar a ver 20 horas de grabaciones del pasado, me emocionó mucho ver que había una continuidad en mi vida, encontré videos de niño tocando la guitarra, cantando y haciéndole show a la cámara, eso me llenó de alegría», relató Walker sobre el proceso creativo del video de «La vuelta de los días».

El futuro cercano de Benjamín Walker  

Finalmente, el cantautor nos platicó sobre sus planes a corto plazo, el lanzamiento de su disco y su regreso a los escenarios. Por una parte, Benjamín Walker estará muy pronto por nuestro país comenzando un nuevo ciclo en lo personal y una nueva era en los musical. Además, podemos seguir esperando más música del chileno y pronto el lanzamiento de su siguiente material discográfico, uno que de acuerdo a Walker, contará con un concepto sonoro que tiene que ver con juntas lo orgánico y lo tecnológico. 

«El próximo disco tiene una mayor madurez sonora y lírica, pude juntar los instrumentos y sonidos folclóricos de América Latina con los que crecí, con sonidos electrónicos más modernos. Aproveché el paisaje sonoro que se puede construir desde lo digital de una forma natural que aporta gran concepto al álbum», afirmó Benjamín. 

Además, el disco contará con un amplio relato que tiene que con las experiencias personales del último año del cantante. «Los discos siempre tienen que ver con los periodos en los que escribo las canciones, el primer disco lo escribí en el colegio, el segundo en la universidad y este tercer disco inédito es del periodo en el que me lancé a la vida en una búsqueda por encontrarme a mi mismo», comentó el cantante. 

Además, Benjamín Walker ya se prepara para su regreso a los escenarios, comenzando una pequeña gira por México el próximo 6 de agosto en el Foro Indie Rocks,  en la Ciudad de México. Lo que marcará el regreso luego de más de 16 meses a los escenarios, algo que llena de alegría y emoción a Benjamín. Los boletos para la presentación ya están disponibles y más fechas por México serán anunciadas próximamente.

Escucha «La vuelta de los días» de Benjamín Walker abajo.

https://bit.ly/35NuWfi

Te puede interesar

Video