junio 3, 2021

#Pride: Lady Gaga, el ícono LGBT+ de nuestra generación

Desde los comienzos de su carrera, la cantante ha sido partícipe de la comunidad.

No cabe duda que Lady Gaga es una de las artistas que más ha aportado a la cultura popular dentro de la comunidad LGBT+, si no es que es la persona que más ha influido en la cultura gay en las últimas dos décadas. Con su labor discográfica, la intérprete de “Alejandro” reintrodujo el concepto queer a la cultura popular y dio visibilidad a personas que no encajaban en el molde ordinario.

La cantante, actriz, compositora, productora y activista neoyorkina ha dejado su huella en la comunidad con tan solo 13 años de carrera. Desde himnos homosexuales como “Born This Way”, la selección de drag queens para Nace una estrella o hasta campañas y fundaciones activistas, Gaga ha mostrado su apoyo y dedicación para todos los miembros de la comunidad LGBT+.

Lady Gaga y la música ‘queer’

En agosto de 2008, “JustDance”, el primer sencillo de Gaga, llegó a las estaciones de radio para ser aclamada mundialmente. Su melodía al estilo synth pop y electropop cautivó a la escena musical y llegó a convertirse en un himno de las discotecas LGBT+ de todo el mundo.

A tan solo cinco meses del lanzamiento de «Just Dance», The Fame se presentó como el álbum debut de la cantante. En los créditos del disco, Gaga aprovechó para agradecer al equipo de FlyLife, una compañía de mercadotecnia dirigida a la comunidad LGBT+, por su apoyo en el proyecto.

“Los amo muchísimo. Ustedes fueron el primer latido en este proyecto y su apoyo y talento significan el mundo para mí. Siempre pelearé por la comunidad gay de la mano de este equipo increíble”, escribió Gaga.

En 2009, la compositora se nombró la artista más nominada para los premios MTV Video Music Awards de dicho año, con tres de sus nueve candidaturas ganadas. Al recibir la estatuilla por el Mejor Video Internacional por el video de “Poker Face”, la cantante tomó el tiempo de su discurso para agradecer “a Dios y a los gays”.

En una entrevista que Gaga tuvo con Rolling Stone en 2009, la cantante explicó que su tema “Poker Face” trataba acerca de las experiencias bisexuales que ella había tenido a lo largo de su vida. Hoy en día un comentario como este pasaría desapercibido entre el público general, pero es de reconocer la apertura con la que Lady Gaga se ha presentado desde el inicio de su carrera.

Es cierto que la cultura LGBT+ siempre se ha visto influenciada por las mujeres de la escena pop, claro es el ejemplo de Madonna, Britney Spears, Cher o Diana Ross. Podría pensarse que Lady Gaga es un nombre más que figura dentro de las musas del mundo gay, con su teatralidad romántica y ritmos sintéticos, pero lo que Gaga logró al principio del milenio sobrepasa todo esto. Lady Gaga consiguió introducir el mundo queer a la cultura dominante.

Te puede interesar: Lady Gaga celebrará los 10 años de ‘Born This Way’ con una edición especial

Lady Gaga llegó a la escena pop en un tiempo en el que heterosexualidad permeaba en el ambiente. Con artistas como Carrie Underwood, Akon o Plain White T’s liderando las tablas de éxitos, no había espacio para personas que se atrevieran a presentarse de manera disruptiva, tanto en su imagen como en su trabajo, pero Gaga llegó para establecer la representación queer en la música pop del segundo milenio.

Fue en marzo de 2011 cuando Lady Gaga se coronó como la guardiana revolucionaria de la comunidad con el lanzamiento de su sencillo “Born This Way”, en el que hacía un llamado a sus seguidores, los little monsters, a amarse tal y como son. “No importa si lo amas a él, o a É-L en mayúsculas (aludiendo a la religión), solo eleva tus garras, porque naciste de esta manera”, anuncia Gaga en las primeras líneas.

“Born This Way” se convirtió rápidamente en un himno para la comunidad LGBT+. A pesar de que ya existían canciones que apelaban a la audiencia LGBT+ por parte de divas del pop como Madonna o Kylie Minogue, nunca se había logrado un acercamiento tan genuino como el que tuvo Gaga con el primer sencillo de su segundo álbum de estudio. En el tema se hace mención a lo gay, bisexual, transexual, transgénero y a lo lésbico, además de alusiones a temas raciales y de identidad nacional.

El tema se colocó en el Número Uno de las listas de ventas de 20 países y fue bautizada como la nueva “I Will Survive”, además de ser nombrada como “el mejor himno jamás escrito” por la revista Forbes.

La neoyorkina siempre ha mostrado su cercanía y apoyo hacia sus fanáticos. Uno de los momentos que los little monsters recuerdan con más afecto es el concierto que dio Gaga en el Toyota Center de Houston, Texas, en el que la cantante vislumbró a un joven en la audiencia mostrando su conocimiento de la coreografía Scheiße y lo invitó al escenario para demostrar que “sus fanáticos son jodidamente talentosos”.

El activismo de Lady Gaga

Además de su labor dentro de la escena pop, Gaga se ha visto involucrada en quehaceres activistas dirigidos a mejorar la calidad de vida de las personas LGBT+. Un año después del lanzamiento de “Born This Way”, Gaga instauró la fundación Born This Way, una institución sin fines de lucro comprometida a promover el bienestar de las personas jóvenes y empoderarlas para crear un mundo más valiente y amable.

La labor de Gaga dentro de la cultura pop podría compararse a los logros alcanzados por David Bowie hace cuarenta años. Durante su carrera, Gaga ha reintroducido el concepto queer a una cultura popular que había recaído en la heteronormatividad del mundo corriente. Ha peleado por los derechos de la comunidad LGBT+, además de presentarse como una integrante y aliada de la misma comunidad.

A principios de la administración de Obama, Lady Gaga participó en el rally National Equality March, que buscó promover los temas de la agenda LGBT+. Con apenas 23 años, Gaga se presentó en las escaleras del capitolio de Estados Unidos para demandar acciones para impulsar los derechos LGBT+ por parte del 44º presidente estadounidense. En su discurso, la intérprete de “Stupid Love” gritó a Barack Obama “¿Estás escuchando?”, para dejar en claro que estaría pendiente de las acciones del mandatario.

En 2012, Gaga arremetió contra el gobierno ruso por sus políticas en contra de la propaganda homosexual. En su gira Born This Way Ball Tour, la cantante fue amenazada con una orden de arresto, además de una fianza de un millón de pesos MXN, pero Gaga no se detuvo y llevó a Moscú su mensaje de inclusividad y amor propio. No más de un año después, el parlamento ruso aprobó una ley que criminalizaba cualquier expresión pro-gay o cualquier muestra de afecto en todo el país. Lady Gaga tomó su plataforma digital para darle un mensaje de esperanza y apoyo a sus little monsters rusos.

En la segunda conmemoración del día anual de Stonewall, celebración que busca dar reconocimiento al legado de los disturbios de Stonewall y su lucha por la igualdad LGBT+, Gaga afirmó que recibiría una bala por cada uno de sus fanáticos, pues según ella, en eso constaba su amor por sus little monsters. Gaga aprovechó la oportunidad para denunciar la violencia contra las personas trans y para reafirmar su apoyo por los miembros de la comunidad LGBT+, que le han servido como guía durante toda su carrera.

Gracias a su plataforma, las personas queer han podido seguir los pasos de un ídolo que se asemeja a ellos. Alejándose de las normativas heterosexuales y abriéndole los brazos a la comunidad, Lady Gaga se ha coronado como la principal protectora y portavoz de las personas LGBT+ de los últimos 13 años. 

A lo largo de su trayectoria, Gaga ha logrado inspirar a millones con su filosofía de aceptación y amor propio. Es el ícono LGBT+ de nuestra generación y su legado seguirá marcando la identidad de los amantes del pop durante un largo tiempo más.

En este articulo: Lady Gaga,PRIDE
https://bit.ly/35NuWfi

Te puede interesar

Fusionando fronteras con Irepelusa

Fusionando fronteras con Irepelusa

La compositora y productora venezolana habla sobre sus comienzos en la música, su sonido y algunas de sus perspectivas frente a los géneros urbanos y la mujer en la industria musical.

Video