mayo 31, 2021

Natalia Lafourcade reafirma su compromiso con el patrimonio musical del país

Con ‘Un Canto por México Vol. 2’, la cantautora continúa enalteciendo la música tradicional mexicana tras un sincero reencuentro con sus raíces.

A un año del lanzamiento de la exitosa y galardonada producción Un Canto por México vol. 1, ganadora de un Grammy Latino por Mejor Álbum del Año y Mejor Canción de Regional Mexicano, así como de un Grammy por Mejor Álbum de Música Regional Mexicana, Natalia Lafourcade continúa expandiendo su proyecto altruista, en beneficio del Centro de Documentación del Son Jarocho, con el estreno del segundo volumen de este trabajo. Finalmente, este 27 de mayo, las canciones que se quedaron esperando en fila su momento de ser liberadas, emprendieron su viaje para refugiarse en el corazón de la gente.

Para hablar del camino que la artista ha recorrido con este material, es preciso retroceder en el tiempo. Hace casi cuatro años, el 19 de septiembre de 2017, México sufrió uno de los peores sismos que se recuerdan en el país. En el estado de Veracruz, decenas de edificios colapsaron y otros tantos resultaron severamente afectados; entre ellos, el Centro de Documentación del Son Jarocho, un espacio cultural dedicado a preservar el legado de dicho género musical.  En ese momento, del otro lado del mundo, la mexicana se encontraba haciendo promoción a su música en Madrid.  Afortunadamente, la noticia no tardó en llegar a sus oídos, y de inmediato quiso regresar a su tierra para ayudar a su gente. 

Años antes, en 2008, Lafourcade se había presentado en el Colmena Fest, un festival llevado a cabo en Tepoztlán donde conoció a Los Cojolites, un grupo de músicos tradicionales de son jarocho quienes, precisamente, son fundadores del Centro de Documentación. Si bien la cantautora ya los admiraba desde antes, fue hasta este momento que pudo sostener un encuentro con ellos.

“Fue la primera vez que los vi tocar en vivo”, dice Natalia Lafourcade en entrevista con Rolling Stone México. “Realmente cautivaron de una manera que me era imposible creer. Su presentación me hizo recordar lo valioso del son jarocho, porque, aunque desde pequeña lo había escuchado, nunca lo había capturado en mi alma como ese día. Escucharlos me hizo reconectar con este género y con mis raíces”.

Así pues, pronto Natalia formó una estrecha amistad con Los Cojolites y, de hecho, los invitó a la presentación que ofreció en 2015 en el Auditorio Nacional para celebrar el estreno de Hasta La Raíz, su sexto álbum de estudio. Ese día, compartieron escenario para interpretar “Un Derecho de Nacimiento”, tema que la cantautora compuso en favor del movimiento político juvenil #YoSoy132. Tiempo después, a medida que su relación siguió creciendo, Lafourcade fue invitada por uno de sus allegados a asistir a conocer el Centro de Documentación del Son Jarocho.

“Llegar a ese lugar fue muy mágico”, recuerda la compositora con una sonrisa de oreja a oreja. “Iba muy abierta a vivir una experiencia nueva, y en realidad encontré mucho más que eso. Me encontré con una comunidad de gente maravillosa amando la música y amando la tradición, trabajando todos en comunidad para que pudiera mantenerse de pie el seminario. Todo era asombroso: los músicos, los fanáticos, los fandangos improvisados y hasta la cena y la comida que nos daban. Era como si todas las tradiciones de Veracruz tomaran vida en aquel instante”.

Te puede interesar: Snow Tha Product, un rap lleno de orgullo mexicano

Pero sin duda, el momento más especial que Natalia rememora de aquella ocasión, fue cuando se dio cuenta de la “equivocación” que suponía pensar que las generaciones jóvenes no estaban conectadas con el folclor y sus raíces. A decir verdad, en las décadas anteriores, pareció ensancharse un abismo entre la música folclórica en español y la música de actualidad. Un sinfín de géneros ganaron relevancia y tomaron el panorama musical latino contemporáneo, pero luego de esta experiencia, Lafourcade no tuvo más dudas sobre la viveza de los ritmos tradicionales.

“Poder estar ahí y ver una tarima donde se canta toda la noche sin electricidad y sin sistema de sonido me llenó de inspiración. Ahí se promueve la música en comunidad y todos son incluyentes, comparten una serie de valores que hacen que todo sea cálido y especial. Ser testigo de esto sembró en mí las ganas de querer compartirlo y de querer ser parte de esta magia desde mis posibilidades. Se convirtió en una influencia para cómo hacer mi música y para como componer”.

Elaborando más al respecto, Lafourcade señala que esta experiencia cambió en ella su ambición hacia la música, la forma en que escribía y el mensaje que quería compartir a través de sus proyectos:

“Sembró en mí las ganas de demostrar que yo soy de México, que soy veracruzana, porque así me asumo puesto que crecí en esta tierra y es la tierra a la que he elegido volver. Ahora, me gusta hacer que mi música haga sentir que yo crecí en el campo, que me gusta todo lo que hay en mi entorno y en ese ecosistema que vive alrededor de mí. Todo esto es lo que quiero compartir en Un Canto por México, y es la razón por la cual ha significado tanto para mí que el Centro de Documentación del Son Jarocho se haya visto afectado tras el sismo; aunque, a decir verdad, el son vive con o sin un espacio».

Los inicios del viaje al corazón del son jarocho: Un Canto por México Vol. 1

Luego de que el Centro de Documentación del Son Jarocho se viera gravemente afectado tras el terremoto del 2017, Natalia Lafourcade reunió en noviembre de 2019 a cerca de 10 mil personas en un impresionante sold out en el Auditorio Nacional de la Ciudad de México. Así presentó Un Canto por México, un proyecto en beneficio de la reconstrucción del recinto que tenía como propósito reunir dinero para esta causa.

El disco Un canto por México volumen 1, es el resultado de la preparación en comunidad de la música de dicho concierto, en el que compartió escenario con personalidades como Leonel García, Carlos Rivera, Jorge Drexler, Panteón Rococo y más. “Quería que este esfuerzo fuera más allá de solo una presentación, por eso decidimos hacer el álbum”.

Un Canto por México Vol. 2

Mientras algunos artistas apuestan por ganarse un lugar entre los favoritos del público manteniendo la mirada en el futuro y yendo hacia nuevas direcciones, Lafourcade ha dejado su huella mirando hacia atrás. Desde que comenzó a sumergirse en sus raíces, se ha establecido como una orgullosa guardiana del legado musical de México y América Latina.

La cantautora estrena Un canto por México volumen 2, un álbum que en muchos sentidos, es una encarnación precisa de la capacidad de Lafourcade para unir lo antiguo y lo nuevo, mostrando las posibilidades que se abren al conectar ambos elementos. Recordar de dónde vienes y por lo que han pasado las personas antes de ti es un ejercicio emocional a menudo complicado, pero también puede ser un camino hacia fuentes ilimitadas de autoconciencia e imaginación.

La artista comprende esto, y por ello su trabajo es testimonio de la creatividad y el orgullo que se desata cuando uno aprovecha la tradición. Su música es una invitación a sumergirse en los pliegues de la memoria colectiva y celebrar las reliquias culturales que hemos heredado.

Un canto por México Vol. 2 es un álbum dedicado a un país que quiere sanar, avanzar y honrar sus raíces. Si bien ambos volúmenes guardan la música compartida en aquel concierto de 2019, en esta ocasión el repertorio une la voz de Lafourcade con artistas de la talla de Rubén Blades, Pepe Aguilar, Aida Cuevas, Mon Laferte, Silvana Estrada o Mare Advertencia, la rapera zapoteca que ha destacado por la protesta social que realiza a través de sus rimas.

“En este nuevo disco coqueteamos con el son jarocho, pero también con el ranchero, el son jalisciense, el bolero y hasta la cumbia. Tener invitados como Mon Laferte —que es una artista que yo ya considero mexicana porque estoy segura de que, en algún momento, llegará a ser así de importante como Juan Gabriel o Consuelo Velázquez—, o al mismo Jorge Drexler, que por cierto es el único artista en formar parte de ambos volúmenes, tiene la intención de capturar los clásicos del pasado en un puente con lo que espero también se pueda volver un clásico en el futuro”.

Finalmente, no queda nada más que decir que si bien Un canto por México Vol. 2 celebra el son jarocho, música folclórica del estado de Veracruz en el golfo mexicano, en realidad va mucho más allá de eso. Es un disco que traza un camino de vuelta hacia sus propias raíces culturales y familiares.

https://bit.ly/35NuWfi

Te puede interesar

Ashe a través del cristal

Ashe a través del cristal

La cantante nos habló acerca del proceso que hubo detrás de su álbum debut, ‘Ashlyn’, desde la composición hasta el mensaje detrás de su obra.

Video