octubre 22, 2021

Los momentos más impresionantes del shock rock

Cuando el horror se encontró con el metal no hubo vuelta atrás.

El rock desde sus comienzos se ha caracterizado por incomodar y causar desagrado a una gran cantidad de personas. Inicialmente se trataba de un tema racial y cultural, pero con la evolución del género y el paso de las décadas, el rock and roll fue agregando otros elementos para causar impresión y crear un poco de caos. Algunos lo lograron hablando mal de la Reina Isabel II como los Sex Pistols, o utilizando acordes “prohibidos” como Black Sabbath, pero ha habido ciertas bandas y artistas que han cruzado la barrera para realmente generar emociones fuertes a sus seguidores y a la crítica.

A este selecto grupo de artistas se les califica bajo el término de shock rock o rock teatral, y se encargan de crear una puesta en escena fuera de los parámetros convencionales. Algunos optan por disfrazarse y tomar roles, otros escupen sangre por la boca y hasta incluso cosas más macabras. Aquí recordamos algunos de los actos más impactantes y espeluznantes de la historia del metal. 

Alice Cooper le come la cabeza a un pollo sobre el escenario

Alice Cooper es uno de los íconos más representativos cuando se trata de horror en la música. A lo largo de su carrera el artista ha incluido en sus conciertos en vivo un montón de parafernalia exótica como sangre falsa, muñecas y reptiles. Pero hay un momento especial dentro de su carrera musical donde causó tanta conmoción que incluso el mismo Frank Zappa tuvo que llamarlo a corroborar lo sucedido. Durante el Rock’n’Roll Revival Festival en Toronto de 1969, un asistente del público lanzó un pollo vivo al escenario y Cooper le arrancó la cabeza de un mordisco, tomándose su sangre en el acto. El artista se defendió años después diciendo que “fue el público quien volvió pedazos al pobre animal y lo lanzó al escenario”.

Ozzy Osbourne y la anécdota del murciélago

Este listado no podía estar completo sin una aparición del Príncipe de las tinieblas. Ozzy Osbourne protagonizó una de las historias más clásicas y oscuras del metal cuando en un concierto en 1982, en Des Moines, Iowa, el músico tomó el cuerpo de un murciélago que encontró sobre el escenario y mordió su cabeza. “Algo se sentía fuera de lugar en ese momento. Mi boca se comenzó a llenar de un líquido tibio y espeso, con el peor sabor que puedas imaginar”, comentó Osbourne sobre lo sucedido en sus memorias I am Ozzy

Muchos le otorgan el beneficio de la duda al Príncipe de las tinieblas, ya que inicialmente pensó que “se trataba de un murciélago de juguete”, pero un año antes de este incidente, el músico ya había acabado con la vida de dos palomas en otro concierto. 

KISS, los dueños de los infiernos

Maquillaje, un logo que evoca a los Nazis, lenguas extremadamente largas y mucha sangre son algunas de las cosas por las que Kiss es una de las agrupaciones con los conciertos más monumentales que alguna vez se hayan realizado. “I gather darkness to please me, and I command you to kneel! [Recolecto oscuridad para satisfacerme/Te ordeno que te arrodilles ante mi]”, canta Simmons en God of Thunder. 

El nuevo Reich de Rammstein

La puesta en escena de la agrupación alemana es enorme y compleja, sin embargo, continúan haciéndolo más grande a medida que avanza su carrera. Tienen una inclinación por la pirotecnia, y el cantante Till Lindemann finalmente se convirtió en un pirotécnico con licencia, llegando a interpretar canciones estando envuelto en llamas. Además, tienen uno de los espectáculos de luces más impresionantes mientras ponen matices políticos en sus atuendos y otros equipos escénicos.

GWAR: descuartizando la élite 

Es bastante difícil superar a GWAR, ya que sus atuendos, personalidades y nombres de los personajes crean una atmósfera digna de cualquier videojuego. La banda está constantemente actualizando la historia que cuentan a través de su show en vivo mientras  varias figuras de celebridades y políticos son masacradas en el escenario rociando varios fluidos sobre la audiencia.

Slipknot, descontrol en conjunto

El alcance de los conciertos de Slipknot se ha vuelto mucho más grande desde que subieron a la cima del metal, pero desde su formación, la banda se ha encargado de dar un show tremendo. Con nueve miembros portando máscaras infernales que con frecuencia se prenden fuego entre sí, luchan mientras tocan las canciones y saltan desde cualquier superficie sin importar la altura, es difícil superarlo. Aunque la banda ha moderado sus payasadas a lo largo de los años, nunca se sabe qué pasará en un concierto de Slipknot.

Marilyn Manson: como un puñal al corazón

Manson se dejó cicatrices de por vida cuando todavía estaba en el colegio al pasarse una navaja por los brazos, pero ese acto no se compara con su famoso concierto de San Francisco en 1995, donde el cantante se enterró una botella de cerveza rota en medio del pecho. En su autobiografía, Manson recordó que “la arrastró por su piel hasta que llegó al otro lado”.

Rob Zombie

Rob Zombie es uno de esos artistas que puede complementar su obra desde varios ángulos, ya sea desde la música o el cine, por más de tres décadas ha destruído un sin número de escenarios, ha incorporado animatrónicos gigantes a sus conciertos y hace referencias a los grandes clásicos del cine de terror. 

G.G. Allin… G.G. Allin… 

GG Allin | Agencias

A pesar de ser un vocalista de punk y otra serie de géneros, es posible que nadie nunca llegue tan lejos como lo hizo G.G. Allin durante sus presentaciones. Durante un concierto de este sujeto se podía esperar violencia extrema contra sus compañeros y el público, 

autoflagelación, coprofagia, desnudez y básicamente cualquier acto obsceno. El artista llegó a tal punto de consumir laxantes antes de sus presentaciones para poder defecar con mayor facilidad ante sus fanáticos.

En este articulo: Shock Rock
https://bit.ly/35NuWfi

Te puede interesar

Video