marzo 4, 2021

Migrantes pioneros del rock mexicano

Como en cualquier otra actividad o profesión, se dan migraciones al extranjero en la búsqueda de mejores oportunidades. Los rockeros mexicanos no han sido la excepción.

Hay rockeros mexicanos que a edad temprana abandonaron nuestro país y se establecieron en Estados Unidos. En la década de los años sesenta, destacaron tres extraordinarios rocanroleros que tomaron esa decisión y triunfaron en forma significativa: Carlos Santana, Adolfo “Fito” de la Parra y Abraham Laboriel. Fueron los migrantes pioneros del rock nacional. La labor pionera de abrirse brecha en otro país debe ser reconocida como parte de la historia del rock mexicano.

¿Qué motivó a esos rockeros de los años sesenta a establecerse en Estados Unidos en pos del éxito? En algunos casos fueron sus circunstancias familiares y, en otros, el reconocimiento de lo limitado que resultaba el medio nacional para la búsqueda de amplias oportunidades de desarrollo dentro del rock y el R&B. Estos rocanroleros exportados no enfrentaron circunstancias fáciles, pues debieron desarrollarse en un medio cultural y social diferente al propio. Aún así, triunfaron y se impusieron. 

Carlos Santana

De Autlán, Jalisco, por Tijuana hasta San Francisco

Es muy sabido que Santana nació en Autlán, Jalisco. A los ocho años de edad se mudó con sus padres a Tijuana. Su padre alentó al joven Carlos para que aprendiera a tocar la guitarra. La ventaja de Tijuana en esos años era que ahí se podía asimilar el blues y el rock que se estaba desarrollando del otro lado de la frontera. En 1960, con apenas 13 años de edad, se incorpora como bajista al grupo Los TJ’s, de Javier Bátiz. A partir de ahí se desarrollaría una buena amistad entre los dos, aunque impregnada de algunos mitos. En 1962, la familia emigra a San Francisco. El singular ambiente musical en ebullición de esa ciudad permitió que se desarrollara en Santana su pasión y creatividad por el rock. Al mismo tiempo, consciente de sus raíces musicales latinas, Santana comenzó a sentirse atraído por la idea de fusionar el rock con ritmos afrolatinos. En 1966 funda su grupo, y fue el legendario festival de Woodstock, en 1969, su plataforma de lanzamiento. Por esas fechas apareció su primer disco, y su éxito fue avasallador. El jalisciense había despegado en su senda hacia el estrellato. Hoy, después de muchos álbumes y múltiples reconocimientos, incluyendo varios premios Grammy, Santana es el indiscutible amo del rock latino.

Fito de la Parra

De la colonia Narvarte al ‘boogie’ californiano

Fito fue un músico pionero de la época de oro del rock & roll mexicano. Se inició por 1958 en la colonia Narvarte con Los Sparks, y entre 1960 y 1966 pasó por varios grupos notables: Los Juniors, Los Hooligans, Los Sinners, Los TJ’s y Javier Batís, y los Finks. En 1967, con apenas 21 años de edad, Fito decidió emigrar ilegalmente en busca de tocar auténtico rhtyhm & blues y no “esa basura comercial” –como él mismo la denominó– en la que había desembocado el rock en México. Se integró a la afamada agrupación de blues y boogie Canned Heat, en Los Ángeles, que fue un grupo emblemático de la generación Woodstock. Fito ha consolidado una carrera de más de 40 años, siempre manteniendo a flote a Canned Heat. Hoy, a sus 67 años, sigue teniendo la misma vitalidad, bluesea, graba y viaja por todo el mundo con su grupo de siempre.

Abraham Laboriel

De Los Profetas al jazz internacional

Abraham es hermano de Johnny y Ella, los conocidos cantantes pioneros del rock en México. Al comenzar los años sesenta, Abraham tocó el bajo con Bátiz cuando llegó a la capital del país y luego formó parte del grupo Los Profetas. Al iniciar los años setenta se incorporó en Estados Unidos al famoso grupo de jazz progresivo Weather Report. Abraham continúa activo hoy día como músico de estudio, apoyando las grabaciones de varios grupos de jazz norteamericano de primera línea.

En este articulo: Rock Latino
https://bit.ly/35NuWfi

Te puede interesar

Video