agosto 15, 2021

Policías y Ladrones nos lanza hacia las ‘Nubes’

La banda originaria de Tijuana presenta su segundo material discográfico como una oportunidad para reflexionar sobre el autoconocimiento y el crecimiento personal.

En el verano de 2014, un nuevo sonido lleno de nostalgia pop y garage melódico comenzó a resonar en la escena independiente de Tijuana. Inspirados por el tema «Police & Thieves», de The Clash, y un reconocido juego de su infancia, Alonzo Ackerman, Iván Félix, Luis Munguía y Andrés Corella le dieron vida a Policías y Ladrones, una propuesta que se consolidó como un encuentro entre amigos para expresar su identidad, a través de la música. 

Así, tras su debut en el festival Viva Pomona en California, el cuarteto lanzó Flores, su primer material discográfico, con el que develaron una cara llena de reflexiones, imágenes y momentos sobre sus vidas, así como un distinguido trabajo instrumental inspirado por algunos de sus más grandes referentes en la música, entre ellos, Sonic Youth, Pixies, Los Planetas y Beach House. 

Este año, como resultado de una introspección ante el sentimiento de incertidumbre por la pandemia y bajo una nueva faceta que demuestra su madurez musical, Policías y Ladrones presentó Nubes, un álbum que se sumerge en las virtudes del dream pop, indie pop y shoegaze, y que toma su forma a partir de estructuras líricas melancólicas e hipnotizantes sobre el autoconocimiento y el crecimiento personal. 

Previo al estreno, Rolling Stone México conversó con Alonzo Ackerman, guitarrista y vocalista de la agrupación, sobre la forma en la que conceptualizaron su segundo álbum de estudio, su evolución como banda independiente y los planes a futuro. A la distancia, el joven compositor demuestra una pasión inconmensurable por la música. «Ahora estoy escuchando el último disco de Japanese Breakfast», cuenta. Durante la producción de Nubes, el cuarteto se inspiró en la sonoridad de Pavement y My Bloody Valentine, dos de las agrupaciones de indie rock y shoegaze más importantes de las últimas décadas. 

«Este álbum se desarrolló en medio de la pandemia; algunas canciones estuvieron listas al inicio y otras más se terminaron dentro de este contexto. Nos mantuvimos ensayando y revisamos nuestro propio sonido, principalmente, porque grabamos por partes, es decir, íbamos al estudio, grabábamos tres canciones y luego regresábamos, trabajábamos en las canciones que queríamos grabar y volvíamos al estudio. Fue un proceso curioso porque meditamos mucho sobre cada uno de los temas, nos enfocábamos en unos y luego los soltábamos para tomar otros», señala Alonzo. 

Con un sonido energizante y una esencia altamente memorable, Nubes resultó un proceso de búsqueda constante para Policías y Ladrones. Durante los dos últimos años, «Dominas», «Depresión», «Brillas» y «Piscis» circularon como una carta de presentación de este nuevo material. «Con estas canciones nos atrevimos y nos quitamos el miedo a experimentar con ciertos sonidos que nos gustan. No quisimos apegarnos a un estilo, simplemente aterrizamos cada canción de manera individual y esto nos ayudó mucho. Nuestros procesos siempre están en movimiento y tienen que ver con lo que escuchamos; yo soy fanático de la música y siempre estoy escuchando nuevos artistas y a veces pienso que me gustaría sonar como ellos», afirma el intérprete.  

A lo largo de 12 temas, Policías y Ladrones plasmó letras que, lejos de contar una historia compleja sobre sus vidas, describen las ideas y pensamientos que, en ocasiones, transitan por la mente de cada uno de sus miembros, quienes, además, ante el ir y venir del estudio y el cuarto de ensayo, encontraron un espacio para conectar, aún más, como banda. 

«Hay canciones que sí se acercan mucho a las experiencias que vivimos día con día. En sí, no representan anécdotas, pero sí experiencias sensoriales de lo que sentimos en «x» o «y» momento. No es como que ahí te va el chisme de algo que nos pasó», bromea. «Creo que hay personas que cuentan un montón sobre su vida y los admiro, pero aquí no. En esto hay mucha introspección y, también, mucho de lo que se habla es una base de lo que nos sucede y entonces tratamos de imaginarnos parte de la letra y la desarrollamos».

En Flores, Policías y Ladrones contó con la producción de Luis Enrique Ros, Omar Amaya y Luis Aguilar, sin embargo, en esta ocasión y como parte del crecimiento de la banda, el cuarteto tomó la oportunidad para adentrarse en las labores de producción. «Ya teníamos un poco más de experiencia, obviamente no sabemos cosas técnicas sobre cómo grabar, pero al final de cuentas nosotros llevamos la producción y la verdad fue divertido, nos sentimos más seguros de lo que teníamos que hacer, así que agregamos instrumentos que no habíamos utilizado antes como guitarras acústicas, sintetizadores, adornos de teclados y algunas percusiones, definitivamente nos dimos un poco más de libertad para experimentar», menciona Alonzo. 

Con la llegada de este material, el músico asegura que tanto Flores, como Nubes, forman parte de dos mundos distintos. «Para mí, la palabra ‘nubes’ es útil por varias razones: me gusta que sea corta y evocativa, te hace pensar en cosas distintas y creo que es importante dejar algo abierto para que las personas se identifiquen de la forma en la que lo quieran hacer.

En lo personal, describe totalmente las canciones; para mí, las nubes representan sueños, calma, reflexión y siento que la música se describe también con esas palabras. Ahora entiendo las letras de otra manera, me parecen un tanto extrañas porque no recuerdo haberlas escrito. Siento que las compuse al despertar de un sueño; aún pienso en eso y me pongo nervioso. En ese sentido, siento que todo se relaciona. Los dos discos son distintos, pero hay cosas que los conectan».

Seguir siendo 

«Pienso que hemos cambiado un montón y, como cualquier persona, hemos pasado por muchas cosas; en muchos niveles», señala Alonzo. Alejados de los escenarios y tras una presentación virtual que se llevó a cabo en abril del año pasado, Policías y Ladrones encontró en el encierro nuevas dinámicas para continuar con la evolución de su propuesta musical.  «A nosotros nos dio un poco más de tiempo para ensayar y pensar las canciones, no hemos tenido la oportunidad de tocarlas en vivo, así que van a tener una percepción distinta sobre cómo suenan», afirma, mientras narra la manera en la que la pandemia cambió su forma de crear música. 

«Tocar las canciones en vivo nos ayuda a conocer la reacción del público y eso te va diciendo si le tienes que mover aquí o allá, o incluso, olvidarte de la canción o algo por el estilo; a lo mejor funciona muy bien y así sabemos que esa canción está súper. En esta ocasión no pudimos hacer eso, sin embargo, y a pesar de que se nos suspendieron algunas cosas en cuanto a trabajo y escuela, la pandemia nos permitió conectar y sentirnos más representados por este disco». 

Aunado a esto, Policías y Ladrones descubrió una nueva forma para concientizar su crecimiento y su propia esencia musical. «Hay muchos músicos que son sumamente virtuosos, pero cuando comienzan a hacer un solo, la música no se siente. Nosotros nos enfocamos en que se sienta bien, en que exprese algo y esa es nuestra idea como músicos, somos pragmáticos, nos gusta ser minimalistas, siempre y cuando cumpla con la función de expresar algo, y no queremos demostrar qué tan hábiles somos con nuestros instrumentos. 

Nos importa la forma en la que las personas escuchan y se relacionan con las melodías de nuestras canciones; es algo que cuidamos mucho, como el timbre de la música, el cómo suenan las guitarras, porque de ahí se desprenden las sensaciones y la parte emocional que uno puede tener. Una cosa es tocar una melodía, una idea, unas notas, pero si haces que esas notas suenen con ciertas características, por ejemplo, que suene galáctico o desértico, entonces eso es lo que se percibe y lo que hace que las personas conecten con otra realidad. Nos importa el momento en el que olvidas que estás escuchando música», detalla Alonzo. 

Entre nubes

Tijuana se distingue por ser cuna de grandes talentos en la música. La división perfecta entre la escena nacional y norteamericana, ha permitido que Policías y Ladrones adopte algunos matices sobre la forma en la que ha consolidado su proyecto. De manera independiente, la agrupación encontró el camino para posicionarse como íconos emergentes que, de una u otra forma, logran innovar e implementar un sonido que se desarrolla bajo sus propios términos. 

«Por un lado, intentamos expresar quiénes somos, no de una forma aburrida o arrogante. Finalmente, estamos haciendo música, queremos expresarnos y eso es lo que estamos buscando. Le hemos perdido el miedo a la música lenta –en Nubes se mezclan temas rápidos y lentos–, pero también decidimos perder el miedo a exponernos, así que el siguiente paso será mostrarnos aún más en los escenarios y en las canciones. El que una, dos o tres personas escuchen nuestra música es muy chido. En general, hemos tomado un poco más de dirección, se ha sentido un cambio y, sin duda, vienen más retos», indica el compositor. 

Junto con el lanzamiento de Nubes, Policías y Ladrones planea lanzar una versión del disco en vinilo y en casete. Por lo pronto, el cuarteto ya prepara su siguiente material discográfico y algunas fechas en México para promocionar el álbum. «Vamos a empezar a trabajar en las próximas canciones. Por el contexto de la pandemia, los temas se sienten viejos y la verdad es que, después de un año, estamos ansiosos por tocar cosas nuevas. Vamos a presentarnos este 10 de julio en Tijuana y pronto tendremos más información sobre algunas fechas en Ciudad de México, Monterrey y veremos si nos podemos sumar a otras ciudades, pero esa es la idea, promocionar el disco»

El futuro de la agrupación es certero. Con miras hacia nuevas colaboraciones —una de ellas, probablemente, junto al músico y cantante uruguayo Juan Pablo Wuaters—, el objetivo del cuarteto seguirá siendo el hacer música para llegar a la mayor cantidad de personas en el mundo. «Policías y Ladrones es una amistad, un vínculo que tenemos entre cuatro compas y, por otro lado, es una forma en la que podemos expresarnos. Nubes es un paso más en este proceso de autorreflexión y, en comparación con los discos y las canciones pasadas, nos sentimos muy contentos con el resultado. Estamos satisfechos y logramos lo que queríamos contar», finaliza Alonzo Ackerman. 

Escucha Nubes, el nuevo material discográfico de Policías y Ladrones:

En este articulo: IG
https://bit.ly/35NuWfi

Te puede interesar

Video