septiembre 19, 2020

P&R: Nile Rodgers

El cofundador y productor superestrella de Chic conoció a Mandela, se dejó llevar por 'Moby Dick' y ha sabido manejar su vida después del éxito.

EXTRAÍDO DE RS185, NOVIEMBRE 2018

Chic se formó en 1977 en Nueva York, y sus éxitos como “Le Freak», “I Want Your Love» (C’est Chic, 1978) o “Good Times» (Risqué, 1979) siguen sonando en las pistas de baile de cualquier festejo. Pero es hasta unas semanas que se lanzó el disco It’s About Time, su primer LP de estudio en 26 años. Nile Rodgers ha visto el desarrollo de la música popular y es pieza fundamental de Chic. Nos sentamos a platicar con él de varios temas.

¿Quiénes son tus héroes?

Conocí a Nelson Mandela y pensé que no tenía ni idea de quién era yo. Alguien le explicó que había hecho el score de Coming to America y que escribí “We are Family». Dijo: “Son dos de las cosas más grandes que han tenido éxito en África». Alguien también mencionó: “Él escribió ‘África»’. Pensaban que la canción “Le Freak» era “L’Afrique» [África en francés]. Sólo el haber pasado por todo lo que él ha atravesado para luego salir adelante y ser un alma tan gentil. Nos trató a todos como si fuéramos las personas más importantes.

¿Cuál es el mejor consejo que has recibido?

Mi profesor de guitarra de jazz, Ted Dunbar, me dijo: “Sé que no tienes dinero. ¿Por qué pagas clases privadas conmigo?». Le respondí: “Porque quiero hacer discos, conciertos, tocar en orquestas y grandes bandas; tener todo tipo de aventuras musicales». Él mencionó: “Bueno, ¿y si ninguna de esas cosas pasa?», le contesté: “¡Mierda, seguiré intentando!». A lo que concluyó: “Es por eso que eres mi mejor estudiante. Incluso si ninguna de esas cosas pasa, seguirás haciéndolo por el resto de tu vida».

¿Cuáles son las reglas más importantes que te rigen para vivir?

Uno de mis primeros abogados nos dijo que si queríamos estar en el negocio de la música toda nuestra vida, tendríamos que aprender a aceptar el fracaso. Le dijimos: “¿De qué estás hablando? En cada disco que lanzamos hay un sencillo con ventas de oro». Mencionó: “Deben saber que esto no es para siempre». Después de “Good Times «, nunca tuvimos otro gran éxito.

¿Cuál es el concierto más loco que has realizado?

Cuando era más joven, tocaba música en un vil lugar lleno de droga [en Nueva York]. Tocamos un concierto ahí y hubo un triple homicidio la noche que hicimos la audición. Un tipo murió en el amplificador de nuestro bajista. Instalamos nuestro equipo y cuando regresamos, estaba la escena del crimen. Limpiaron todo y abrieron sus puertas al día siguiente.

¿Qué proyecto musical te arrepientes no haberlo hecho?

Si tuviera que dar un replay, hay ciertas cosas por las que estoy un poco triste. Lamento no haber escrito el disco de R&B dance para Miles Davis que me pidió que hiciera porque pensé que estaba jugando conmigo. Porque para mí, los chicos de jazz eran como dioses y él era como el Dios.

Eres un neoyorquino de toda la vida. ¿Cuáles son las mejores y peores cosas del Nueva York de hoy?

Lo mejor y lo peor casi puede parecer lo mismo: la gentrificación urbana. No sería quien soy si los pobres no pudieran vivir justo al lado de los ricos. No sería quien soy si Greenwich Village no tuviera apartamentos de renta donde [mis padres], un par de adictos a la heroína beatnik, podrían vivir en el mismo edificio que un hombre que ganó el premio Óscar por interpretar al Presidente Kennedy.

¿Cuál era tu libro favorito cuando eras niño?

Moby Dick. Sigue siendo uno de mis libros favoritos hasta hoy.

[Me encantó] la aventura, sus diversos personajes. La forma en que Melville describe las cosas es cinematográfica. Me obsesioné con todo lo bucanero. Quería pagar mi almuerzo con doblones. No había otros niños con quien jugar, así que todo estaba en mi mente.

¿Cuál es la compra más indulgente que has hecho?

Durante varios años [a finales de los años setenta], me metí en el tema de los botes y mis barcos seguían creciendo y creciendo. Después compré un yate de 30 metros, un barco fabuloso. Pero no es mi personalidad. Era muy poco sofisticado cuando se trataba de asuntos financieros.

¿Cuáles son las mejores y peores partes del éxito?

La peor parte del éxito es la forma en que cambia a las personas con las que trato en mi vida. Las relaciones se han deteriorado. Quiero tener el mismo tipo de diversión que teníamos cuando era pobre, porque era orgánica y maravillosa y se basa en que nosotros seamos amigos. [Ahora], nadie me ha pagado nunca. He entregado millones. Hace unos meses, le dije a uno de mis primos, a quien adoro: “Ya no quiero más esta relación. Esta es la única vez que escucho de ti». Lo mejor de todo es que creaste algo que la gente recordará. Bueno, después de que me haya ido, “We are Family» será como “Witzy Witzy araña».

Escucha It’s About Time, de Nile Rodgers:

En este articulo:
Sushi Roll

Te puede interesar

Video