septiembre 24, 2020

P&R: Wayne Coyne

El líder de The Flaming Lips habla sobre 'American Head', la paternidad y el lado oscuro del LSD.

Estados Unidos es un tema predominante en American Head, tu nuevo álbum. ¿Te sientes optimista sobre este país?

Odias decir algo positivo sobre la pandemia. Todos perdimos nuestro trabajo porque no podemos salir y hacer conciertos. Pero me siento optimista, porque ha permitido que la gente descanse de la embestida de todas las cosas geniales que pueden ocupar tu atención. Creo que el movimiento de Black Lives Matter no hubiera tenido tanto poder si hubieran estado pasando todas esas cosas. Estaba muy contento de que no hubiera conciertos ni eventos deportivos, nada más que estorbara.

El año pasado tuviste a tu primer hijo. ¿Cómo ha afectado la paternidad la manera en la que ves la vida y la música?

Me ha dejado ver qué es importante y que no. Tengo casi 60 años, así que siento que he tenido un buen y largo tiempo. He hecho música y arte desde principios de mis 20 y es como, vaya, cuánta suerte tengo que he podido pasar mi vida haciendo eso. Finalmente, tener a nuestro pequeño niño fue como… Tal vez suene horrible para algunas personas, pero el arte y la música no es lo primero en mi vida —y tal vez nunca lo fue. No hay nada que valga la pena sacrificar por tu música y arte.

¿Qué esperas que haya cambiado en el mundo para cuando tu hijo tenga tu edad?

El mundo es un lugar maravilloso, hermoso y demente. Claro que hay mucha injusticia y dolor, pero no pienso en él como algo que viene a castigarnos y enseñarnos cosas horribles. Así que espero que, cuando sea más grande, sea tan desafiante y genial como es ahora.

¿Cuál es la compra más indulgente que has hecho?

[Mi esposa] Katy y yo hicimos un viaje a Hawaii. Hombre, eso suena mal. Eso es como [comportamiento] rockstar. Y ahora tenemos un nuevo coche Volvo blanco familiar; eso es indulgente.

¿Tus compras indulgentes son unas vacaciones familiares y un auto seguro?

[Ríe] Mira nada más. Ves, viniendo de ti, suena bastante bien.

Las drogas –desde Quaalude, hasta marihuana y LSD– son un tema que surge frecuentemente en tu nuevo álbum. ¿Cómo las ves en este punto?

[Mi compañero de banda] Steven Drozd y yo, ambos teníamos estos hermanos mayores a través de quienes vivimos indirectamente. Vimos la manera en la que queríamos vivir; vimos la manera en la que no debes vivir. Los dos tenemos un poco de culpa de sobreviviente por eso. Así que no estamos cantando sobre drogas como si fuera una hermosa cosa hippie cósmica, que te abre la mente. Cuando estoy cantando “Mother, I’ve Taken LSD”, estoy cantando sobre mi hermano mayor en el porche diciéndole a mi madre que tomó LSD. Cuando tu hermano grande dice que tomó LSD, tú solo piensas, “Oh, por dios. Está demente”, y otra parte de ti dice, “Está loco –y es genial. Es como un dios, porque puede hacer cosas que yo no puedo”. Pero después, cuando tomé LSD, no me abrió el mundo. Me hizo pensar sobre lo horrible que es, y lo doloroso que es y lo injusto que es.

Cuando eras adolescente y trabajabas en Long John Silver’s, fuiste apuntado con una pistola durante un robo. ¿Cómo te cambió esa experiencia?

Hasta ese momento, no me había dado cuenta de que estaba vivo. Mis hermanos y todos nuestros amigos siempre estaban por ahí haciendo las cosas más locas. Luego estaba en el piso pensando, “Así es como voy a morir”. Y después, no mueres. Y es el más grande regalo que te pueden dar en la vida. Te muestra lo insignificante que son todas las pequeñas cosas por las que te preocupas. Eventualmente, esas cosas regresan a ti, pero fui libre por unos seis meses.

Suenas muy feliz ahora, con tu esposa y bebé, pero tu matrimonio pasado acabó en divorcio. ¿Qué aprendiste de eso?

Crecí mucho. Antes era un gruñón que pensaba que la música y el trabajo eran lo único que importaba. Pero tu familia y tu gente, esas cosas son importantes. Vas a encontrar la manera de hacer tu tonta música, y encontrarás la manera de generar algún pinche dinero. ¿A quién le importa? Es fácil para mí decir eso ahora. Cuando tenía 30, hubiera leído esta entrevista y pensado, “Este hombre es estúpido. No sabe de lo que habla”. Pero con el tiempo, lo hará.

Escucha American Head de The Flaming Lips:

En este articulo:
https://bit.ly/35NuWfi

Te puede interesar

Video