agosto 25, 2021

‘Pressure Machine’, la tesis pandémica de The Killers

El séptimo álbum de la agrupación, muestra que el camino no es hacer buenos tracks, sino buenos discos.

Pressure Machine

The Killers

Island Records 2021

«Todo llegó a este punto muerto», dice Brandon Flowers sobre la pausa forzada que intervino en la presentación de Imploding The Mirage en 2020, esto le dio a Flowers tiempo para concebir su seguimiento: Pressure Machine. “Fue la primera vez en mucho tiempo que me enfrenté al silencio. De ese silencio comenzó a florecer este disco, lleno de canciones que de otro modo habrían sido demasiado tranquilas y ahogadas por el ruido de los discos típicos de The Killers”.

Pressure Machine, el disco más tranquilo e introspectivo, una especie de álbum conceptual, un exámen apasionado y sin filtros. Un estudio de como transcurre la vida de los habitantes de Nephi, Utah, la ciudad natal de Flowers; un lugar caracterizado por los campos de trigo interminables, puertas de entrada sin llave y la iglesia mormona.

Te puede interesar: The Killers y una introspección sin precedentes

En Nephi, la década de los noventa se sintió como la de los cincuenta en cualquier otro lugar y Flowers se sintió como un extraño. Pero desde que regresó a vivir en el estado «Beehive», ha ganado una nueva apreciación por sus encantos rústicos, lo que ha resultado en algunos de los escritos más conmovedores de su carrera.

Desacoplado de la elocuencia del rock de estadio que típicamente envuelve un lanzamiento de The Killers, Flowers se deleita en los espacios abiertos de estos arreglos más refinados, recordando su educación rural y recogiendo los huesos del empañado sueño americano.

«West Hills» es la entrada perfecta, es una pieza irresistible y arrolladora, donde Flowers narra hábilmente la historia de un residente de Nephi atrapado por el sheriff en posesión de píldoras de heroína. Con atención, notamos que la influencia de R. E. M. surge en forma de un reluciente riff de mandolina, que sirve de introducción junto a la violinista Sara Watkins, elevando aún más la atmósfera majestuosa. El guitarrista Dave Keuning vuelve al redil en este álbum y las galas que encienden en el coro son electrizantes.

Además del detalle biográfico de Pressure Machine, la banda encargó una serie de entrevistas con los habitantes del pueblo y extractos de éstas están colocadas por todo el álbum, dando voz a una comunidad que el progreso ha dejado atrás.

Con una sensación claramente más electrónica de la década de los ochenta, «Quiet Town» está precedida por una voz solemne que entona: «el tren es el camino para encontrar la salida de esta vida, si te golpea», una referencia a la memoria formativa de Flowers, donde dos de sus compañeros de escuela fueron arrollados por una locomotora. La canción está impulsada por acordes acústicos brillantes, pero debajo del coro vivaz y la armónica de Joe Pug se esconde un dolor devastador.

Flowers también analiza la crisis de opioides de Estados Unidos, un tema que retoma en «In Another Life», una de las víctimas, advierte en la introducción que te hace sentir muy bien, después de unas horas tienes que tomar más, y luego después de un tiempo estás tomando una tonelada.

The Killers
Danny Clinch

Si bien el dolor está inevitablemente conectado a las historias que se despliegan de Pressure Machine, también se entreteje una sensación de nostalgia a lo largo de sus 11 canciones. Al regresar a Utah en el galope de «In The Car Outside», Flowers recuerda cómo se involucró en un conflicto en su educación secundaria. El par de líneas principales de Keuning se entrelazan, con coros tenues y un aullido de armónica ocasional, mientras la canción explota a través de sus notas finales.

«Desperate Things» es una belleza dolorosa, decorada con precaución por Flowers, mientras un policía de Nephi asesina a un rival amoroso. Los arpegios con eco de Keuning son progresivos y llegan lentamente, luego se combinan con la intermitencia de la percusión, para terminar en ruidos abstractos que se acompañan de una mandolina solitaria.

En la canción principal, encontramos a Flowers mirando hacia un dosel y reflexionando lo que significa la locura de literalmente estar bajo la máquina de presión a la que todos estamos atados. Antes de que el disco termine, llega «The Getting By» en donde reflexiona sobre la conducta de la sociedad y como es por costumbre, arraigada a la religión. El final, tan penetrante, viene con la solitaria bocina de un tren, que recorre el corazón olvidado de Estados Unidos.

En medio del dolor y la monotonía de la vida en una pequeña ciudad, Flowers encuentra una belleza asombrosa y Pressure Machine revela un lado nuevo y sorprendente de The Killers. Más allá del vívido exceso que los ha convertido en una de las bandas más grandes del mundo, existe algo más reflexivo, cerebral y tremendamente convincente.

«Tengo más comprensión ahora que cuando empezamos la banda, y espero poder hacer justicia a estas historias y estas vidas en este pequeño pueblo en el que crecí», dice Flowers. Con su banda ya hablando de un octavo álbum que puede hacer que regresen a un territorio más familiar, queda por ver si Pressure Machine es sólo un capitúlo de pandemia o el nuevo camino para que The Killers.

Escucha Pressure Machine a continuación:

En este articulo: The Killers
https://bit.ly/35NuWfi

Te puede interesar

Video