junio 10, 2021

#Pride: Frank Ocean, el enigmático artista que enfrentó la heteronorma con una carta de amor

“Quién quiera que seas, dondequiera que estés, empiezo a pensar que somos muy parecidos”.

Originario de Nueva Orleans, Luisiana, Frank Ocean es uno de los artistas más relevantes para la industria musical de la última década. A pesar de ser una figura pública, es importante para él ser dueño de su identidad y no ser etiquetado dentro de una categoría, por lo que comparte sus experiencias meramente a través de su música y su vida personal sigue siendo un gran enigma para el público. No obstante, fue uno de los primeros raperos en declarar que su primer amor fue un hombre.

El cantante y compositor comenzó su carrera artística a una corta edad, inspirado por el jazz de Nueva Orleans. Entró a su primer estudio de grabación aproximadamente a los 13 años y después del huracán Katrina, se mudó a Los Ángeles a perseguir su sueño artístico, consiguiendo trabajo como compositor para artistas de la talla de John Legend, Justin Bieber y Beyoncé. 

Su carrera comenzó cuando conoció a Tyler, The Creator y se unió al colectivo de hip-hop Odd Future. En el 2011, publicó su primer mixtape titulado Nostalgia, Ultra, un material aclamado por sus letras que narran aspectos de sus relaciones pasadas, comentarios sociales y reflexiones personales. Esta entrega fue un éxito en redes sociales, sobre todo en Tumblr, la plataforma en la que el cantante decidió publicarlo de manera gratuita y que posteriormente usaría para compartir aspectos más personales de su vida, su música y su arte.

Una carta pública sobre su primer amor 

El 3 de julio de 2012, Frank Ocean publicó un texto en esta red social, el cual muchos consideraron como su “carta para salir del clóset”. Sin mencionar las palabras bisexual, gay o heterosexual, en ella describía un amor no correspondido que tuvo a sus 19 años con un hombre de Luisiana, al que consideraba como un amigo. El artista no utilizó ninguna etiqueta para describirse, simplemente compartió sus más íntimos recuerdos y memorias, con la complejidad que lo caracteriza.

“Lo veía casi todo el día y a su sonrisa. Escuchaba sus conversaciones y su silencio, hasta que era hora de dormir. Horas de sueño que normalmente compartía con él. Para cuando me di cuenta estaba enamorando y era maligno, no había esperanza. No había escapatoria, ni podía negociar con mis sentimientos. Ninguna opción. Ese fue mi primer amor”.

A pesar de que el texto fuera compartido en julio, Ocean lo había escrito desde diciembre, y publicarlo significó para él arrojarse a la incertidumbre de lo que la noticia podría ocasionar tanto en su vida, como en su carrera. “Lloré como un bebé la noche en que lo publiqué. Fue como si toda la frecuencia hiciera click y cambiara mi cabeza. Todos los receptores estaban recibiendo una señal diferente, y yo estaba feliz… Hay cierta magia en la verdad, la honestidad y el abrirse”, reveló en la entrevista realizada por la revista GQ.

“En la música negra, tenemos que dar muchos saltos en cuanto a la aceptación y la tolerancia con respecto a este tema. Es algo arraigado. Cuando crecí, no había nadie en mi familia —ni siquiera mi madre— a quien pudiera mirar y decir: ‘Sé que nunca has dicho nada homófobo’”, añadió.

La historia, compartida en una formato crudo y cotidiano, le pertenecía por completo. En ella compartió exactamente lo que quería decir y cómo lo quería decir, comenzando con: “Quien quiera que seas, dondequiera que estés, empiezo a pensar que somos muy parecidos”, y cerrando con: “Me siento como un hombre libre. Si escucho de cerca… escucho al cielo también caerse”. No obstante, después de que esta revelación estuviera expuesta al mundo entero, decidió no hacer muchos comentarios al respecto. 

Posteriormente, también dentro de Tumblr, lanzó su primer álbum de estudio channel ORANGE,  producido en su mayoría por él mismo y compartido de forma gratuita. Este álbum es una muestra de un R&B fresco —fusionado con géneros como el soul, reggae, rap y jazz— con versos íntimos, en donde expone temas complejos como la decadencia moderna, su experiencia con las drogas y el romance. Cada tema se percibe como una historia autobiográfica que el cantante decidió compartir, en donde no expresa de manera explícita su orientación sexual, cuestión que resultó desconcertante para quienes habían leído su carta.

Entre las especulaciones que el público formulaba respecto a su sexualidad, por la publicación de su texto y algunos temas de su nuevo material, se comenzó a rumorear sobre su posible bisexualidad. Quizá, la pista que alimentó todo el alboroto fue “Bad Religion”, una de las canciones, considerada por muchos, como de las más sobresalientes del disco, en la que incluyó el pronombre masculino (él) en sus versos, al igual que en los temas “Pink Matter” y “Forrest Gump”.

Después del lanzamiento de channel Orange, Ocean se volvió a aislar un poco de la prensa y solo compartió aspectos más íntimos de su vida en la misma entrevista realizada con GQ, en donde abiertamente le preguntaron sobre su bisexualidad. A lo que él respondió:

“Puedes pasar a la siguiente pregunta. Yo diré respetuosamente que la vida es dinámica y conlleva experiencias dinámicas que van y vienen, y el mismo sentimiento que tengo respecto a los géneros de música, lo tengo respecto a las etiquetas. Estoy en esta industria para ser creativo… como escritor y como creador, te estoy dando mis propias experiencias. Pero solo toma lo que te doy, no necesitas leer más allá”.

Con esto dio a entender al público que las experiencias narradas en sus canciones son universales, ya que trascienden las relaciones homosexuales o heterosexuales, y que sus preferencias no deberían estar encasilladas dentro de una categoría. Lo que debería destacar, frente a todo, es su música.

Frank Ocean: la voz de una generación  

A pesar de que públicamente no haya vuelto a tocar el tema sobre su sexualidad, en el 2016 sorprendió a la crítica y a sus seguidores con Blonde, calificado por Pitchfork como uno de los mejores álbumes de la década. En los últimos años, nos ha seguido asombrando con nuevas piezas y sencillos, sobre todo con “Chanel”, en donde habla abiertamente sobre la dualidad entre lo masculino y lo femenino, además de contener elementos que aluden a la bisexualidad (como en el resto de sus trabajos). 

Ocean nunca ha necesitado de una categoría para ser quién es y a muchos, esto les sigue resultando amenazante. Dentro de un género que es tradicionalmente considerado homofóbico, logró triunfar a pesar de ser un hombre de color y bisexual, convirtiéndose en un ícono de esta revolución y empoderando a una generación a compartir sus propias historias. 

Para Frank Ocean, su orientación sexual, el color de su piel, el huracán Katrina y su pasado familiar, solo son fragmentos de su obra. Él vive su vida y nosotros la nuestra; cuando quiere compartir algo lo hace, y cuando no, solo nos queda ser testigos de su arte.

En este articulo:
https://bit.ly/35NuWfi

Te puede interesar

Video