junio 16, 2021

#Pride: Miley Cyrus le dice no a las etiquetas

La intérprete de "Plastic Hearts" apoya a la comunidad LGBT+ a través de su fundación Happy Hippie.

Miley Cyrus es la cantautora y actriz que el mundo conoció a través de la plataforma de Disney, y que hoy es una de las personalidades más reconocidas en todo el mundo. A pesar de los muchos cambios que hemos visto en la estrella, desde su apariencia hasta su estilo musical, es una de las figuras con más seguidores y fanáticos de esta generación.

En 2006, con el primer episodio de Hannah Montana, fue cuando conocimos a Miley Cyrus. El exitoso programa de televisión contaba la historia de una adolescente llamada Miley Stewart que vivía una vida común y corriente, pero al ponerse la peluca rubia, se convertía en la famosa cantante pop Hannah Montana.

Desde entonces, Miley Cyrus logró posicionarse en los primeros lugares de las listas musicales, convirtiéndose en un ícono para los jóvenes, a sus 14 años. Con el lanzamiento de sus primeros álbumes comenzó a hacer giras mundiales.

Una Miley diferente

En 2009, la hija del cantante de country Billy Ray Cyrus, estrenó su primer álbum bajo su propio nombre titulado The Time Of Our Lives, el cual incluye una de sus canciones más exitosas «Party in the U.S.A.». A este disco le siguió Can’t Be Tamed en 2010, mismo año en el que Cyrus protagonizó la película The Last Song, basada en la novela del escritor Nicholas Sparks.

Ese fue el año en el que Miley decidió alejarse de la imagen de «niña buena» que Disney le proporcionó con Hannah Montana, así que comenzó a comportarse de manera «rebelde» a los ojos de fans y medios de todo el mundo. Con la ruptura de su pareja Liam Hemsworth, Miley vivió un cambio radical en su música, por lo que escribió las canciones «Wrecking Ball» y «We Can’t Stop», que después se volverían éxitos inigualables. Acompañado de éstos, vino este primer cambio de look en Miley, el cual la gente odió y amó en partes iguales (cosa que a la artista no le importó en lo más mínimo).

Desde entonces, Miley Cyrus no ha dejado de producir y escribir música, e incluso su disco Bangerz (2013)  estuvo nominado a un Premio Grammy a Mejor Álbum Vocal Pop. Entre su discografía están Breakout (2008), Can’t Be Tamed (2010), Bangerz (2013), Miley Cyrus and Her Dead Petz (2015), Younger Now (2017) y su álbum más reciente, Plastic Hearts (2020).

Miley es una de las figuras públicas más talentosas y exitosas del mundo de la música y la televisión. Ha llegado a colaborar con artistas como Dolly Parton, Wiz Khalifa, Mark Ronson, Dua Lipa, Elton John, Joan Jett y Billy Idol. También formó parte del jurado de The Voice en 2016 y protagonizó un capítulo de la quinta temporada de la aclamada serie Black Mirror en 2019.

Entre las canciones más exitosas de Miley Cyrus están «The Climb» (2009) la cual apareció en la banda sonora de Hannah Montana: The Movie, «Party in the U.S.A» (2009), «Wrecking Ball» (2013) con la que la cantante apareció renovada causando gran polémica con la letra y video, «Malibu» (2017), la cual dedicó al australiano Liam Hemsworth con quien estuvo casada en 2019, y «Prisoner» (2020) en la que colabora con la cantante británica Dua Lipa y forma parte de Plastic Hearts.

Activismo y causas sociales

Cyrus, además del talento que tiene para cantar y presentar un buen show, ha demostrado su lado activista en muchas ocaciones. La artista ha estado a la cabeza de marchas contra el racismo, el machismo y la discriminación de ciertos grupos. También ha liderado marchas contra el uso de armas en Estados Unidos, los derechos de las mujeres, y movimientos como Black Lives Matter.

Y por si fuera poco, Miley ha hecho un trabajo excepcional para la comunidad LGBT+. Cyrus ha mencionado en varias ocasiones que no le gustan las etiquetas, pero si tuviera que describir su preferencia sexual, se consideraría una persona pansexual. Esto significa que se siente atraída por personas, independientemente de su sexo. En 2016, en una entrevista con la revista Variety, la cantautora mencionó que nunca le gustó que la clasificaran como una persona bisexual porque incluso eso la “metía en una cajita”. Miley también explicó que no se etiquetaría como una persona gay o heterosexual, e incluso ha dicho que su primer relación fue con una mujer.

Miley considera importante que todos los jóvenes sean ellos mismos y que puedan tener esa oportunidad, por eso decidió lanzar la fundación Happy Hippie en 2015. Esta es una organización creada para combatir las injusticias que sufren los jóvenes sin hogar, los pertenecientes a la comunidad LGBT+ y otras poblaciones vulnerables. Miley decidió crear este programa ya que el 40% de las personas sin hogar forman parte de la comunidad LGBT+, siendo individuos que históricamente han sido alienadas por la sociedad. Happy Hippie también fue creada como una plataforma donde las personas puedan hacer preguntas y educarse sobre el tema.

De la mano de la fundación, Cyrus creó Backyard Sessions Series, donde ha invitado a diferentes músicos a presentarse y hacer colaboraciones en videos musicales. Han participado personalidades como Ariana Grande, Joan Jett, Melanie Safka y Laura Jane Grace.

«Algo que es importante para mí, que me gustaría ver en el mundo y que he estado tratando de hacer con mi fundación es entender la aceptación. La gente gasta mucho tiempo juzgando a otros y juzgándose a ellos mismos», mencionó Cyrus en una entrevista con Elle UK. «Especialmente trabajando con personas de la comunidad LGBT+ me he dado cuenta de que hay muchas críticas que hacen muy difícil que la gente crezca», agregó la cantante.

Miley Cyrus ha logrado vender millones de discos en el mundo y colaborado con varias de las personalidades más respetadas en el universo de la música. Es considerada un ejemplo para muchos por ser una persona a la que no le da miedo el cambio, por lo que siempre logra sorprender a sus fanáticos.

https://bit.ly/35NuWfi

Te puede interesar

Video