junio 15, 2021

#Pride: SOPHIE, una chica inmaterial y una promesa póstuma del futuro

Incluso tras su muerte, la productora escocesa sigue siendo un ícono de la autenticidad propia, la innovación musical y la liberación sexual.

A inicios del año, la industria del entretenimiento perdió trágicamente a uno de los talentos más innovadores de este milenio: Sophie Xeon. Conocida profesionalmente como SOPHIE, Xeon fue una productora, DJ e intérprete transgénero, originaria de Glasgow, Escocia, que en menos de una década logró redefinir los límites estilísticos de la música electrónica, a la vez que visibilizó el proceso de aceptación propia tan característico de la comunidad LGBT+ a una audiencia masiva y revolucionó el significado de la expresión “ser fiel a uno mismo”.

Desde que era pequeña, SOPHIE sabía que su futuro radicaría en la producción y creación musical. Ella compartía su gusto por la electrónica con su padre, quien casi por instinto la llevaba a fiestas rave desde muy joven y reproducía cassettes de este tipo de música cuando estaban juntos en el coche. Su afición por el género superó rápidamente a la de su progenitor, hasta el punto en que, tras recibir un teclado como regalo de cumpleaños, intentó dejar la escuela cuando tenía alrededor de diez años para dedicarse por completo a la producción de música electrónica.

Por supuesto, sus padres no se lo permitieron, pero esto no la detuvo de perseguir su sueño. SOPHIE llegaba todos los días de su jornada escolar a encerrarse en su cuarto para experimentar con su equipo por horas, tratando la música que resultaba de este proceso como su mejor amiga. Asimismo, al asumir que eso era lo que hacía todo el tiempo en su habitación, su media hermana mayor le pidió que fuera DJ en su boda, por lo que decidió aprender a mezclar y desde entonces empezó a trabajar como DJ para eventos del estilo.

Al llegar a su adultez, SOPHIE continuó desarrollándose en la industria a través de diversos proyectos. Inicialmente formó parte de una banda alemana de electrónica indie, Motherland, en la que fungió como tecladista. Después de esto, colaboró con su excompañero de Motherland, Matthew Lutz-Kinoy, en algunas exposiciones artísticas de performance —ella al mando de la música— que llegaron a ciudades como Berlín, Nueva York y Ámsterdam. SOPHIE incluso trabajó como compositora de bandas sonoras, ya que musicalizó un cortometraje holandés titulado Dear Mr/Mrs.

SOPHIE y PC Music, una mezcla perfecta

Sin embargo, no fue hasta 2013 que SOPHIE comenzó a publicar lo que eventualmente llegaría a ser su impresionante legado discográfico. Bajo el sello independiente escocés Numbers, hizo entrega de su primer sencillo doble, “BIPP”/“ELLE”, el cual tuvo un impacto casi inmediato en la escena británica de clubes nocturnos. También fue en este año que SOPHIE consolidó su estrecha relación con el productor A.G. Cook y su propio sello discográfico, PC Music, en el que explorarían junto a más artistas las barreras del pop experimental y proporcionarían las bases de lo que ahora se conoce popularmente como el “hyperpop”.

Su continua colaboración con PC Music le ayudó a perfeccionar su sonido, el cual es descrito usualmente como metálico, volátil y cinético. También debido a su proximidad con el sello y sus artistas relacionados, SOPHIE llegó a fundar QT, un proyecto alterno junto a Cook y la cantante estadounidense Hayden Dunham, que le otorgó una mayor popularidad. Adicionalmente, PC Music le abrió paso a forjar fuertes relaciones laborales y personales con múltiples intérpretes del género, entre estos Danny L Harle, LIZ, Hannah Diamond, GFOTY, EASUYFUN, Charli XCX y Cecile Believe.

Su trabajo con estas últimas dos artistas tendría un gran impacto en su trayectoria musical: la primera, porque introdujo la magia de SOPHIE a una audiencia más extensa con el estreno de su exitoso EP de 2016, Vroom Vroom, el cual fue principalmente producido por Xeon; la segunda, porque Believe le prestaría su voz a la productora en varias de las canciones de su único álbum de larga duración, OIL OF EVERY PEARL’S UN-INSIDES de 2018. Fue por dicho proyecto que SOPHIE fue nominada a la categoría de Mejor Álbum de Dance/Electrónica en los Premios Grammy de ese año, lo que la convirtió en la tercer mujer transgénero en recibir reconocimiento por la Academia.

SOPHIE como ícono de la autenticidad

SOPHIE llevaría la originalidad al extremo en cada una de sus producciones, y esto se evidenciaba con gran notoriedad en su proceso creativo. En vez de utilizar programas reconocidos con efectos pregrabados y seguir los esquemas de producción clásicos de la electrónica, ella diseñaba desde cero cada uno de sus sonidos con la ayuda de un aparato llamado Monomachine. En este equipo, ella alteraba las diferentes ondas sonoras hasta que les daba la forma y textura que deseaba, de manera que cada detalle de sus canciones era único. Este era un constante proceso de prueba y error, y si algo de su creación no la satisfacía por completo, optaba por aprender de sus fallas y empezar de nuevo.

En cada paso de su proceso creativo, SOPHIE procuraba romper el molde y hacer lo que la hacía verdaderamente feliz, lo cual también se tradujo a más aspectos de su vida, sobre todo a su expresión e identidad de género. SOPHIE pasó los primeros años de su éxito profesional virtualmente en el anonimato, ya que nunca publicó fotos o videos de sí misma para promocionar su música (ni siquiera cuando estrenó su compilación de 2015, Product). Esto cambió en octubre de 2017, tras casi dos años sin lanzar alguna canción de su autoría, cuando sorpresivamente hizo entrega del video musical de “It’s Okay To Cry”, el primer sencillo de su álbum.

Dicho visual no sólo le puso una cara al acto de nicho que miles de personas estuvieron siguiendo por años ciegamente, sino que también las expuso a la filosofía de vida de SOPHIE: abrazar quién eres por dentro sin importar lo que dicte la sociedad. En el video, la artista posa desnuda frente a la cámara mientras canta y baila emotivamente al ritmo de la canción: “Espero que no te lo tomes a mal, pero creo que tu interior es tu mejor lado”. Aunque no lo hubiera planeado, este tema se convirtió en un himno de la liberación sexual, y SOPHIE se instauró aún más como un ícono de la comunidad LGBT+ dentro de la industria.

Así como lo hizo en el video, ella aprovechó cada oportunidad que le surgía para exponer su verdad con valentía y sin filtro alguno. “Ser ‘trans’ es tomar control de tu cuerpo para que se alinee más a tu alma y espíritu, de forma que estos dos no estén luchando contra sí y esforzándose por sobrevivir”, reflexionó SOPHIE durante una entrevista con la publicación PAPER. “En esta tierra, lo importante es que te puedas acercar a cómo sientes que es tu esencia sin las presiones sociales de tener que desempeñar roles tradicionales basados en el género. Esto significa que no eres una madre o un padre, eres un individuo que observa y siente el mundo. Y esto es de alguna forma más humano y universal, siento yo”.

Este sentimiento de autenticidad es el mensaje que la artista se esforzó por transmitir a través de sus creaciones, sobre todo en temas como “Immaterial” (“Sin mis genes y mi sangre, sin nombre y sin alguna clase de historia, ¿dónde vivo? Dime, ¿dónde existo?”) y “Faceshopping” (“Soy real cuando compro mi rostro”). Más que ser una mera representante de la comunidad transgénero en el mundo de la música, incluso después su muerte, toda su discografía servirá para siempre como una especie de manifiesto, uno en el que se posiciona al amor propio como una meta prioritaria de vida y la expresión individualista como un requerimiento para alcanzar la felicidad plena.

Puedes escuchar aquí OIL OF EVERY PEARL’S UN-INSIDES, que el día de hoy cumple tres años desde su lanzamiento:

En este articulo: PRIDE,SOPHIE
https://bit.ly/35NuWfi

Te puede interesar

Video