junio 8, 2021

#Pride: Rob Halford, el Dios del metal que nació en un arcoíris

“Es genial ser gay. Está en tu ADN. Es algo con lo que naciste y con lo que personalmente me siento bendecido”.

Desde que vio la luz a principios de los años setenta, el heavy metal funcionó como un dedo medio a todos los principios morales que las familias occidentales habían adoptado bajo los ideales cristianos. Para comienzos de la segunda mitad del siglo XX, los jóvenes se olvidaron de los cortes militares, la idea de ir a la escuela para después pasar el resto de sus vidas encerrados en cubículos o fábricas no sonaba nada justo y la monogamia y los niños corriendo en el jardín significaban todo excepto libertad. 

Paralelamente, el heavy metal seducía a toda una generación con hedonismo puro. Largas cabelleras volando al ritmo de poderosos riffs de guitarra, voces que gritaban iracundas y cantantes con características demoníacas que narraban historias sobre un nuevo paraíso lleno de sexo, drogas y rock & roll. 

A pesar de este discurso de una completa libertad, la realidad ha sido muy distinta, pues en este mensaje de crudeza, ira y poder, se han ocultado a plena vista muchas ideas machistas y hasta homofóbicas, creando estereotipos masculinos de hombres fornidos envueltos en trajes de cuero y estoperoles, una de las más grandes ironías en la historia de la música si rastreamos su origen, el cual es nada menos que el sadomasoquismo de los clubes homosexuales, cortesía de una de las figuras más emblemáticas dentro del heavy metal: Rob Halford, líder y vocalista de Judas Priest. 

El ícono del heavy metal responsable de darnos interpretaciones vocales demenciales como “Angel”, “Painkiller” y “You’ve Got Antoher Thing Comin’”, hizo su homosexualidad de carácter público en 1998 durante un entrevista para MTV, convirtiéndose en el primer artista dentro del género que hacía una declaración de este tipo y dejando en shock a miles de fanáticos alrededor del mundo que no sabían cómo tomar esta noticia. A casi 25 años de este suceso, Rob Halford es uno de los vocalistas más respetados no sólo del heavy metal, sino de la historia de la música popular, dejando un legado colosal. Su camino a convertirse en este ícono de la revolución sexual mientras seguía siendo el rostro de una de las bandas más pesadas de la época fue, por decir menos, tortuoso, pero también muy apasionante y sobre todo, inspirador. 

Como lo revela en su reciente autobiografía Confess, Rob Halford supo que era homosexual desde los 10 años de edad, y desde entonces, tuvo que esconderse de una sociedad que castigaba duramente a las personas como él. Por si esto fuera poco, el músico tuvo que lidiar con varios abusos sexuales de parte de un amigo de su padre y de profesores de actividades extraescolares. 

Pasaron los años y Halford logró seguir adelante a pesar de estos abominables hechos, pero también confiesa que estas experiencias lo llevaron a vivir su sexualidad de manera poco sana. Tras unirse a Judas Priest como reemplazo de Al Atkins, la música parecía el lugar perfecto para desahogar todas sus emociones. A través de canciones como “Raw Deal” y “Jawbreaker”, Halford compartía algunas anécdotas en su vida llena de promiscuidad y clandestinidad. La vida de Rob no sólo estaba plasmada en las letras de Judas Priest, sino en sus mismos atuendos que terminaron por convertirse en íconos de toda una generación.  

Paseando por Londres a finales de la década de los años setenta, Halford se encontró con una sex shop gay donde compró un montón de ropa sadomasoquista, que más temprano que tarde, añadió a su puesta en escena junto con el resto de los integrantes de Judas Priest. Pantalones, chaquetas de cuero adornadas con estoperoles metálicos que daban la sensación de estar viendo en vivo a músicos de una corte satánica. ¿Acaso habría algo más rudo que eso? Poco a poco, los chicos de la época dejaron atrás sus pieles de mezclilla para envolverse en cuero negro y ser más amenazadores que nunca, sin tener la más remota idea de que esto había nacido del estilo de vida homosexual. 

En el papel, esto parecería todo un logro para Halford y la comunidad homosexual de todo el mundo, pues todo indicaba que la gente por fin estaba dipuesta a aceptar este estilo de vida, sin embargo, la realidad era muy diferente. Halford cuenta en Confess que mientras sus compañeros de banda vivían los placeres y los excesos de ser una banda consagrada, él continuaba escondiéndose en bares de mala muerte, gasolineras y moteles de paso donde su anonimato podría continuar. 

La primera mitad de la década de los ochenta se convirtió en una montaña rusa de emociones para el músico, pues para 1985, su vida se resumía en alcoholizarse 24/7 y consumir cocaína en cuanto la resaca hiciera su acto de presencia. Mientras tanto, la soledad y el dolor se apoderaban de Halford, a tal grado que una noche intentó suicidarse en un cuarto de motel tomando una cantidad exagerada de analgésicos (painkillers), lo cual narró en uno de los temas más emblemáticos de Judas Priest: “Painkiller”. 

En marzo de 2019, Rob Halford brindó una entrevista al medio Wall of Sound donde aseguró que el suicidio es algo con lo que se lucha día con día, y el abuso de cualquier tipo de sustancias sólo te lleva más cerca del precipicio cuando tu mente se encuentra tan lacerada. 

“Cada uno lidiamos con ello a nuestra manera. Respecto a mí, cuando dejé de beber y de consumir drogas hace 33 años, fue lo mejor que podía hacer por mí. Porque muchas de las decisiones que tomas tú mismo en esos campos en particular son transiciones físicas, pero la transición mental es algo muy difícil de conseguir. Incluso hoy en día lo trabajo a lo largo del día, tengo mis pequeñas herramientas para pasar el día. Porque cuando eres un drogadicto o un alcohólico, que es lo que soy, nunca dejas de serlo. Y deberíamos dejar de decir ‘te recuperaste de eso’, porque es mentira. Vives con ello, lidias con ello y haces lo que tengas que hacer para pasar cada día, un día cada vez. Pero el plano mental de todo eso es muy complicado”. 

Si bien, la depresión continúa siendo una lucha constante en la mente de Halford, su orientación sexual ha dejado de ser un problema para él, y ha declarado en varias ocasiones lo orgulloso que se siente de ser la persona que es. 

“Es genial ser gay. Existen diversos y contradictorios puntos de vista sobre este asunto. Pero puedo decir categóricamente que tu orientación sexual no es una elección. Es un hecho. Está en tu ADN. Es algo con lo que naciste y con lo que personalmente me siento bendecido”. 

A pesar de sentirse hoy en día tan en paz consigo mismo, sabe que no todas las personas de la comunidad LGBTQ+ corren con la misma suerte, y sabe que hay un largo camino por recorrer para que las personas como él sean respetadas en todo el mundo. 

“Por culpa de la sociedad en la que crecí, y de la actual, no hemos logrado la igualdad de derechos. Cuando era adolescente, a los veinte años y a los treinta pensé que todo iba a mejorar con el tiempo, pero no ha sido así. Todavía hay mucho camino por recorrer en América y en mi país natal. En algunas partes del mundo, la gente me tiraría desde un edificio o me ahorcaría por ser homosexual. Las injusticias contra los homosexuales son tan perjudiciales como las que se cometen contra las personas de color o contra los que tienen problemas en aceptar a otras religiones”. 

La historia de Rob Halford es el ejemplo perfecto de la persecución y violencia que millones de personas viven todos los días por la gente que los rodea e incluso por su propia familia, tan sólo por amar a las personas de su mismo sexo. Es por esto que junio es un mes tan importante, al ser un esfuerzo para que todas aquellas personas, como el Dios del Metal, que se han sentido solas y aterradas por la reacción del mundo, puedan aceptar felices y orgullosas las personas que son y que siempre han sido.

En este articulo:
https://bit.ly/35NuWfi

Te puede interesar

Ashe a través del cristal

Ashe a través del cristal

La cantante nos habló acerca del proceso que hubo detrás de su álbum debut, ‘Ashlyn’, desde la composición hasta el mensaje detrás de su obra.

Video