enero 26, 2021

Rocanroleando en sábana grande

El contexto del rock venezolano en los años sesenta.

Venezuela es un país con gente muy cálida y predispuesta a la música y al baile. Los jóvenes de fines de los años cincuenta y sesenta, al igual que en todo el mundo, se sintieron atraídos por la nueva expresión juvenil que estaba resultando ser el rock & roll.

Si debiéramos identificar a un grupo pionero exitoso, de calidad, y que gozó de gran popularidad, éste debe ser Los Impala. Fueron fundados en el temprano año de 1959 en Maracaibo. Pero no fue sino hasta 1964 en que logran su proyección en grande gracias a que fueron invitados a actuar en el Club Musical. El quinteto original lo integraron Edgar Quintero (requinto), Francisco Belisario (guitarra), Nerio Quintero (bajo), Omar Padagüi (batería) y Henry Stephen (vocalista). Éste último fue sustituido por Rudy Martínez en 1965. Su exitoso repertorio incluyó canciones en español de The Beatles y versiones de covers que popularizaron grupos mexicanos: “La suegra” (de Los Teen Tops que a la vez era un cover de “Mother in Law” de Ernie K. Doe) y “Fue en un café” (de Los Apson, que era una versión de “Under the Boardwalk” de The Drifters). Los discos de Los Impala se vendieron muy bien y el grupo gozó de proyección internacional que los llevó a realizar giras a otros países de nuestro continente y a España. El grupo que les siguió en popularidad y que puede ser identificado como un gran propulsor del rocanrol y que comercialmente fue muy exitoso, fue Los Supersónicos, surgidos por el año 1962. Fue la televisión la que los lanzó y popularizó. Grabaron cinco LPs y realizaron varias giras al extranjero con lo que gozaron de cierta fama internacional. Tuvieron un repertorio amplio interpretando temas de The Beatles y The Beach Boys, pero también grabaron algunas composiciones propias. Su mayor éxito comercial lo alcanzaron con “Jambalaya”, que más que un rock, era una canción country (el original en inglés era de Pat Boone y el grupo mexicano Los Hooligans ya la habían grabado). Su integración más conocida y con la que se inscriben en los anuarios de la historia del rock venezolano fue: Armando Veitía  (primera guitarra), Enrique  Piñeiro (segunda guitarra), Alexis Hernández (bajo), Nelson Ruiz (batería), Mauro Pérez (piano y teclados), Esteban Ruiz (vocalista) e Ivo Díaz (segunda voz).

Los estudiosos del rock venezolano reconocen en Los Impala y Los Supersónicos a los exponentes más populares que impulsaron al rock en ese país. Mientras que Los Claners fueron muy reconocidos por sus excelentes covers de canciones de The Beatles, The Rolling Stones, Herman’s Hermits y los Shadows. Pegaron fuerte con una versión castellana de “Hang on Sloopy” (de The McCoys) que a la vez había ya lanzado el grupo mexicano Los Rockin’ Devils, bajo el título de “Hey Lupe”. El quinteto de Los Holidays evolucionó hacia un rock más psicodélico con algunas composiciones propias. Los Darts fueron un sexteto que también grabó con éxito varias versiones de grupos iniciales de la ola inglesa. La banda 007 también fue parte de esta camada de pioneros de los años sesenta y lograron un buen éxito con “El último beso”, un cover cuya letra es una verdadera tragicomedia.

El furor rocanrolero de los años sesenta que contagió a la juventud caraqueña los hizo desafiar costumbres preestablecidas y en la búsqueda de espacios para poder expresarse, fue en las calles; en la avenida Sabana Grande donde los jóvenes de pelo largo se congregaban a escuchar y bailar rock. Si los cafés cantantes fueron los espacios donde en la Ciudad de México germinó el rocanrol, fue en las calles de Sabana Grande donde los grupos de rock venezolano desarrollaron el género.

En este articulo: Rock Latino,Venezuela
https://bit.ly/35NuWfi

Te puede interesar

Fusionando fronteras con Irepelusa

Fusionando fronteras con Irepelusa

La compositora y productora venezolana habla sobre sus comienzos en la música, su sonido y algunas de sus perspectivas frente a los géneros urbanos y la mujer en la industria musical.

Video