junio 18, 2021

Rodrigo y Gabriela: ‘The Jazz EP’ y el arte que viene del más allá

"Sacamos la música como Dios nos da a entender, con el corazón".

En marzo de 2020, Gabriela Quintero, integrante del dueto instrumental mexicano Rodrigo y Gabriela, compartió con Rolling Stone México varias anécdotas de los primeros años de la dupla, los sentimientos encontrados de haberse alzado con un Premio Grammy tan sólo unas semanas antes de la entrevista y la emoción de regresar a los escenarios mexicanos, lo cual no se pudo concretarse debido a la pandemia.

A poco más de un año de esta plática, Gabriela vuelve a Rolling Stone México para conversar sobre todos los detalles que hay detrás de The Jazz EP, su más reciente producción donde la dupla reconstruyó tres temas de tres grandes exponentes de la música jazz: «Oblivion» de Astor Piazzolla, «Lingus» de Snarky Puppy y «Street Fighter Mas» de Kamasi Washington, contando en esta última con la participación del renombrado guitarrista flamenco Vicente Amigo. Gabriela también nos comparte los planes del dúo para 2022, los cambios que experimentaron tras un año de haberse coronado en los Premios Grammy y mucho más.

¿Cómo es la vida de un artista después de ganar un Grammy? 


Es exactamente igual que antes. Como somos medio filosóficos y meditamos y todo eso, no nos identificamos al 100 por ciento con ese tipo de cosas. Nos llenó de orgullo ganar el Grammy, fue una experiencia increíble pero ya sabíamos que después de eso viene seguir tocando, componiendo, produciendo… Entonces lo disfrutas en su momento pero ya no te identificas tanto. Hace muchos, muchos años atrás, cuando hicimos nuestro primer concierto oficial en un teatro de Irlanda donde artistas como Nina Simone tocaron, se vendieron todos los boletos. Era la primera vez que tocábamos ante más de 2 mil personas, pero al otro día fue muy difícil seguir mi vida normal pues ya nos sentíamos superstars. Esa fue una gran lección, ya el Grammy nos agarró más experimentados. 

¿Cómo deciden unir los homenajes de estos tres actos en una sóla producción?


En el estudio nos pusimos como locos a generar material, y dentro de toda esa música estaban estos tracks. “Oblivion” fue compuesta por Astor Piazzolla, era un genio que mezclaba jazz con tango y a nosotros siempre nos ha encantado. Es una pieza pequeña, la original es mucho más lenta y la melodía es una poesía. Rod y yo ya la habíamos palomeado en el Hollywood Bowl con Martin Friedman, el exguitarrista de Megadeth, y con Vicente Amigo, el mejor guitarrista flamenco del mundo y gran amigo de nosotros. Grabamos ese proceso y en la pandemia lo finalizamos. Terminó esa y comenzamos la de Snarky Puppy —en medio de todo lo que estábamos haciendo— y los encargados de poner todo en un formato son las disqueras, ellos siempre piensan así y siempre nos tratan de convencer; al final lo hicieron y ahí está el Jazz EP. Lo chido sería sacar todo el material que hicimos, ¡pero es un montón! Van a ser como 40 EPs.

¿Cómo nace la colaboración con Vicente Amigo?; ¿Qué fue lo más difícil?; ¿Qué aprendieron de él?


Estar con Vicente es todo un trip porque es un artizazazazaso. Hay mucha gente para la que es difícil estar en el mundo normal y Vicente es así. Estar con alguien tan musical te transforma. Estuvimos en su casa, también estuvo con nosotros en nuestros shows en Londres y tocamos dos de sus piezas, fue increíble. Cuando el se sienta a tocar la guitarra parece que se abre una puerta dimensional, otra energía, parece que sólo está jugando, es muy fuerte. Él no sabía quién era Piazzola y era más difícil hablar con él, porque es muy disperso. La empecé a tocar y fue cuando puso atención. Le dije que escuchara la original pero le valió madres, ya le dijimos qué tenía que hacer y pudimos grabarlo. Esto ya tiene un tiempo de haberse hecho, sólo tuvo que llegar la pandemia para poder concluirlo. 

Es muy raro encontrar colaboraciones en su repertorio, ¿a qué se debe esto? ¿Qué circunstancias deben estar sobre la mesa para que consideren unir fuerzas con otro acto? 


Tiene que haber una conexión con el artista. El papel de las disqueras es vender y en su labor piensan, “Ay, si fulanito se junta con sutanito van a hacer que canten juntos y órale”, y no es así. Alex Skolnick, Robert Trujillo o Vicente Amigo, son personas con las que podemos sentarnos a desayunar, platicar, abrazarnos… Eso es muy importante, y no te lo van a dar las disqueras porque a ellas les vale madre las amistades. No las critico porque algunas hacen un trabajo increíble, y sin ellas los artistas estaríamos muy desprotegidos, pero en lo que respecta a nuestras colaboraciones, han sido resultado de esas conexiones. 

¿Cómo han influido estos tres actos a lo largo de su carrera? 


Todavía no lo sé. Pasa cierto tiempo hasta que te das cuenta de esas cosas, sobre todo porque tanto Snarky como Kamasi tocan un estilo de música muy diferente, es más compleja, es música donde tienes que poner mucha atención y por eso nos encantan. Espero que tengan un buen efecto en nosotros, ciertamente fue un desafío poner esas dos piezas en particular porque nosotros no hemos estudiado música y sacamos la música como Dios nos da a entender, con el corazón. Supimos de Kamasi cuando posteamos nuestro cóver el día de su cumpleaños, no lo conocíamos personalmente pero nos puso un mensaje de agradecimiento muy bonito. Con Michael de Snarky Puppy sí hemos hablado porque cuando escucho nuestro cóver estaba impactado. Cuando lo escuchó dijo “¡Ah! ¡Son dos guitarras!”, eso también es bien chido. 



¿Cuál fue la canción más difícil de traducir al idioma de Rodrigo y Gabriela?


La que más me gustó fue la de Kamasi: “Street Fighter Mas”. Ya una vez que le agarré la onda y que pude sacar el bajo con el ritmo de la guitarra, pude disfrutarla. La de Snarky está más perrona, sí está más difícil. Kamasi tiene unos acordes bien chidos y en Snarky hago más ritmo con bajo. La de Kamasi tenía más ritmo bajo, cambios de armonía, melodías, y es más divertido tocar la de Kamasi pero Rod por otro lado, cuando pasa un proyecto ya no quiere saber nada. 

Han traducido una enorme cantidad de géneros, agrupación y artistas a su idioma, sin embargo, creo que aún falta una última barrera: una producción vocal, ¿la han considerado? 


¡Claro que sí! Va a pasar algún día pero tienen que alinearse los planetas para que sea orgánico, espontáneo y genuino. Podríamos contratar unas coristas, unas líneas melódicas, que las canten y se acabó, pero no es lo mismo, ya no viene del más allá. 

A lo largo de esta pandemia se han mantenido muy conectados con los fanáticos, sobre todo en Instagram con cóvers que han lanzado con mucha frecuencia, paralelamente, ¿cómo los ha afectado (para bien o para mal) en la parte creativa? ¿Qué se viene ahora para Rodrigo y Gabriela?


Hemos estado escribiendo música nueva, va a ser un nuevo proyecto con el sonido de Rodrigo y Gabriela pero sí vas a decir, “¡ay cabrón!, esto está muy diferente” (risas). Ahorita estamos haciendo demos, sabemos que nos vamos de gira en septiembre en Estados Unidos. Vamos a cerrar con el Mettavolution pero yo considero que ya deberíamos tocar lo nuevo; definitivamente me gustaría un nuevo disco para 2022. 

Escucha The Jazz EP completo aquí.

En este articulo:
https://bit.ly/35NuWfi

Te puede interesar

Video